Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo

El futuro político del presidente de la usina doctor Migueles esta supeditado a la cooperativa que preside. Sale por la puerta grande o por la de atrás. Se fortaleció casi imprevistamente…. los que intentaron obstaculizarlo terminaron por engrandecerlo en la consideración pública…..no lo mataron, lo fortalecieron….

La vida de los dirigentes tiene su previsto y sus estrategias, en el medio aparecen momentos que pueden acabar con la carrera de ellos o bien , por el contrario encaramarlos en la cima de la consideración social.

El doctor Martín Migueles, un profundo peronista, tal vez herencia de su padre, prestigioso escribano que supo ser candidato a Intendente de la denominada «ortodoxia «cuando la democracia asomó en la Argentina allá por el 83, cayendo en una disputada interna con quien luego fue intendente, el doctor Domingo Taraborelli, pasó sin gran trascendencia por cuatro años como concejal, hecho que ocurre a menudo con el Poder Legislativo, puesto que el pueblo empareja, no hace diferencias y emplea siempre el concepto » todos los concejales.. todos..» sin alcanzar a discriminar quienes trabajan más o menos, quienes lo hacen revisando expedientes y preocupándose por los temas o quienes se lucen hablando en la sala simplemente. En realidad es muy difícil trascender desde el Poder Legislativo, donde el vecino se enreda ante las discusiones diarias costándole el discernimiento individual para rescatar a los destacados.

Luego de su paso por el HCD. un lugar que no parece a su medida, Migueles tomó un toro difícil, la Usina Popular Cooperativa. Complicada, dura tarea. La encaró empresarialmente y con una impronta personal, que le hizo ganar aliados y adversarios. Pero aplicó un estilo. Y fundamentalmente nunca le pidió consejos al miedo. Esto en la conducción es un ápice importante.

Vivió recientemente en ocasión de la asamblea de delegados para determinar la nueva conducción de la UPC un momento clave, un inesperado sábado cooperativista, que tal vez en el futuro sirva para determinar si en Migueles hay pasta, o si en Migueles hay carencia de fibra y personalidad.

La historia de la cooperativa, los ataques de algunos sindicalistas de Luz y Fuerza, y todo lo que la sociedad sabe por el reflejo de los medios periodísticos locales, le deparó momentos donde en minutos se toman resoluciones, debe resolverse en la crisis. Ese ser o no ser que seguramente más de uno siempre nos preguntamos ante los instantes vitales en cada decisión a tomar.

Es cierto aquello de lo » que no te mata te fortalece». Algunos sectores jugaron a su final o al menos a su «negociación», yo diría, buscaron su capitulación. Hombres avezados los sindicalistas de Luz y Fuerza, acostumbrados a batallas de este tipo, apostaron cartas fuertes, no por espacios de poder en el Consejo de Administración, que ya lo tienen, sino asegurar un hombre en la vicepresidencia, Arrieta, justamente enfrentado con Migueles. No de ahora sino de antes. Fue una apuesta fuerte. Migueles la jugó a fondo, cerca estuvo de sufrir problemas de agresión, capeó el temporal, es el presidente de la Usina Popular Cooperativa.

Dio un paso que fortuitamente le ofrecieron quienes quisieron relegarlo.Luego de la movida le quedaban dos instancias, renunciar, o ser presidente, nunca replegarse.

Ahora comienza el largo plazo.

Por lo pronto un mes donde luz y Fuerza tiene que jugar las cartas que tienen. O bien presionar por Arrieta vice forzando una situación compleja institucional, que no creo les convenga ante la opinión pública, aceptando el lugar privilegiado de número dos en la UPC para su organización (tiene su carga de lógica) o bien alejarse de una conducción que lo ha tenido como protagonista por años, con resultados diversos.

Migueles tiene en estos treinta días una tarea política de persuasión, de diálogo, y de búsqueda de consensos, desde una posición de fuerza personal, teniendo en cuenta que deberá convivir en esa familia cooperativa con Luz y Fuerza, que a su vez como gremio no podrá estirar más de la cuenta la cuerda de su propia organización y como parte indisoluble de la cooperativa cuidarla y protegerla.

La UPC deberá dejar de lado en este nuevo año la ira fácil, la estética de las diferencias, el amor a la confrontación o la desconfianza. En una palabra, la institución cooperativa no podrá cometer los errores de tiempos pasados.

Migueles terminó fortalecido.

Deberá abocarse este año de su mandato nuevamente como Presidente a terminar un período sin inmiscuirse en temas políticos , y menos internos de su partido, que puede terminar afectándolo.

Si pretende futuro político en lugares destacados, el año 2009 será clave.

Deberá amoldar todos los sectores, mostrar manejo de conducción para quienes piensan igual y quienes no, sacar el pie del velocímetro interno peronista. Mostrarse como presidente de la UPC nada más. Ese será su mejor capital si quiere futuro político.

Ha mostrado la sabiduría de conocer los que debe hacerse, habilidad para saber como debe hacerse y convicción para hacerlo sin dilación.

También deberá demostrar ahora y en el resto del año de su mandato como presidente de la UPC que gobernar es acordar y pactar, pero no es ceder.

Sin proponérselo, sin estrategia por medio, casi fortuitamente en una agresiva tarde sabatina, entre cuatro paredes llenas de gritos y reproches, se adueño de la frase…» lo que no me mata me fortalece..».

A migueles lo que no lo mató lo fortalecióahorainfo.com.arOpiniónPor Miguel Abálsamo El futuro político del presidente de la usina doctor Migueles esta supeditado a la cooperativa que preside. Sale por la puerta grande o por la de atrás. Se fortaleció casi imprevistamente.... los que intentaron obstaculizarlo terminaron por engrandecerlo en la consideración pública.....no lo mataron, lo fortalecieron.... La vida...Desde Necochea al mundo