Sharing is caring!

Por Horacio Castelli

Días pasados un colega me preguntó como terminaba el año y lo primero que me salió contestar sin meditar fue ¡Tranquilo! Y cuando medité la pregunta seguía pensando lo mismo.

¿Por qué tranquilo y no eufórico o alegre? Porque la tranquilidad nace de sentir que uno hizo lo correcto desde sus valores y principios y los respetó ante cualquier circunstancia que la vida puso frente a uno.

Quizás peque de falto de modestia, pero la realidad es que cuando hago este balance vuelve a surgir en mí la sensación de tranquilidad.

No se si fui buen amigo, buen padre, buen abuelo, buen suegro o buen esposo, eso queda en el análisis de quienes me tuvieron como contrapartida en cada uno de esos roles.

Lo que si se es que a lo largo de este 2008 disfruté absolutamente de su presencia sin ningún tipo de reservas.

Esta sensación de tranquilidad me viene acompañando desde hace algún tiempo, y me gusta. Algunos dicen que es por la edad. El casi medio siglo que ostento puede justificar esa apreciación.

Pero viendo a mí alrededor especímenes humanos que han superado hasta por dos lustros ese número y siguen con la misma intranquilidad que cuando tenían cuatro (lustros), comienzo a dudar.

Me inclino a pensar que esa tranquilidad algunos la obtienen en plena adolescencia y incluso desde su más tierna niñez porque se han mantenido fieles a sus principios y valores más allá de las circunstancias de la vida.

Sin ir más lejos, muy cerca de mí tengo un ejemplo de lo que afirmo en el párrafo anterior: Silvia Guillot.

Desde que la conocí la tranquilidad fue su característica permanente e inamovible. Y la conocí siendo ella adolescente, con una personalidad que mantiene inalterable hasta el día de hoy.

Nunca fue mi deseo imitarla o igualar su característica, pero si siempre tuve la curiosidad de saber como sería experimentar la sensación de tranquilidad que ella había sabido crear para si.

Y les comunico; es fascinante.

¡Que todos tengan una hermosa sensación de tranquilidad en el 2009!

¿Cómo termino el año? Tranquiloahorainfo.com.arOpiniónCastelliPor Horacio Castelli Días pasados un colega me preguntó como terminaba el año y lo primero que me salió contestar sin meditar fue ¡Tranquilo! Y cuando medité la pregunta seguía pensando lo mismo. ¿Por qué tranquilo y no eufórico o alegre? Porque la tranquilidad nace de sentir que uno hizo...Desde Necochea al mundo