Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo

miguelabalsamo@yahoo.com.ar

Decir que las críticas más duras para la administración del alcalde Molina vienen de la oposición, de un sector del periodismo o de ciudadanos estafados por sus promesas, es mirar la realidad con un solo ojo. En este presente, correligionarios de fuerte identidad radical hastiados de estos años «molinistas» expresan su disconformidad.

Hay una larga lista de ciudadanos radicales que comenzaron a expresar duras críticas contra la administración del intendente Daniel Molina.

Si uno no dijera sus nombres y preguntara al ciudadano común quien se expresa de esta manera sobre el mandatario local, la mayoría de los consultados aseveraría que son argumentos opositores, de un periodismo excesivamente crítico, o habitantes que se han visto defraudados en su voto popular por un intendente que en estos momentos está en un bajísimo índice de popularidad, llegando a alarmar si tenemos en cuenta todo el trayecto que tiene por delante al frente del municipio.

La larga lista de radicales que han salido a la opinión pública en los últimos meses es extensa, sin mencionar a aquellos que hablan intra muros, sin llegarse a conocer sus opiniones en forma pública.

Verónica Bracone, militante y dirigente radical de muchos años, en su blog www.nadieesperfectoradio.blogspot.com, de fecha 28-10-08, ha realizado un mesurado análisis del intendente argumentando entre los conceptos más importante…» un día las cosas ya no fueron lo que debieron ser. No fueron como se soñaron. El gobierno de cara a la gente comenzó a dar espalda a la gente. El patrimonio del pueblo se entregó en forma irreparable (licitaciones, basura, chiquero, planes federales de viviendas, avenida 75, barrio parque, Frente Costero, etc…Promesas que no se cumplieron, elección de delegados del interior por el voto popular, cuentas municipales pocas claras. Un gobierno progresista que se transformó en un esbozo conservador..».

Días atrás el ex presidente del subcomité de Quequén, un dirigente de enorme militancia en el radicalismo, Carlos Isaac Díaz, en una carta pública emitida a los medios el 25-10-08, en una de sus partes expresa..» ¿Cómo puede pedir participación el intendente Molina, si no escucha a sus propios correligionarios? ,acto seguido en una de las frases más duras se pregunta..»¿Está en su sano juicio el intendente, o piensa que somos todos entupidos. Cómo se puede seguir a una persona soberbia, mentirosa, intolerante, con incapacidad de gestión y falta de transparencia?

La mayoría de los dirigentes que están apareciendo públicamente lo conocen muy bien al intendente. Muchos están dolidos por el olvido o la ingratitud de quien llegó al poder junto a la militancia e idea intelectual de muchos de ellos, y luego transformó el » nosotros» por el «yo», desvirtuando la plataforma política , dejando a un lado la ética y lealtad que debe privar en la política y en la vida.

Sin dudas la ingratitud es una amnesia que sufre uno en el corazón.

Aunque siempre en estas reacciones, cada uno tiene el destino que se merece.

Otro hombre de fuerte identidad radical como el doctor Alberto «Beto» Esnaola, además de expresarse en los medios periodísticos dejo el análisis para pasar a la acción enfrentándolo al alcalde en una interna donde consiguió contra todo el aparato partidario casi el 40 por ciento de los votos, y prepara armas para volver al ruido cuando el año entrante se ponga el traje radical para otra interna por los cargos legislativos. El ex Secretario de Gobierno, y ex presidente del Concejo Deliberante durante una etapa del «molinismo”, repite a quien quiera escucharlo que el gobierno municipal fue coherente y positivo hasta el año 2005, luego se quedó sin política y sin gestión.

En días más partirá de la función el titular del área de deportes, profesor Horacio Tellechea, quizás lo haga en forma silenciosa tal cual es su estilo, un símil de la doctora Alejandra Mannis, cuando dejó su puesto al frente del área social, siendo previamente rechazada por Molina en el momento del armado de la lista de concejales en el año 2007. Ni hablar del delegado de Juan N. Fernández, Alberto Taarning, hace poco más de un mes dio un grito de auxilio como diciendo » quien quiera oir que oiga», dejando desnudo al intendente ante el vecino de la localidad y sus carencias. A Molina le quedaba un solo camino, pedirle la renuncia o aceptar como verdad absoluta lo dicho por Taarnig. A la vista está que fue lo segundo. Aunque aceptando esa realidad, igualmente la delegación de Juan N. Fernández sigue igual. De mal en peor. Pero al menos avisado.

«Hemos perdido la calle», avisó el joven Sebastian Ebi, un posible candidato a intendente radical para el 2011. Pusieron el grito en el cielo. Ebi no hizo nada más que repetir la voz de la gente. Ocurre que Ebi camina la calle, mientras que muchos funcionarios andan tan rápido en sus autos que no tienen tiempo de detenerse en estas menudencias de vecinos con ganas de protestar.

Estas son voces que salen a la luz, en el subsuelo de la militancia y en los rincones del comité se repiten estos conceptos, que no alcanzan dimensiones periodísticas.

Al intendente le queden con sus correligionarios tres caminos, combatirlos, escucharlos o ignorarlos.

A algunos ya combatió, a muchos decidió ignorarlos. La dificultad del alcalde para escuchar es evidente. Ya no sólo a la oposición o a las voces disonantes de la calle sino a los propios. Deberá entender que la democracia es diálogo.

Deberá dejar de lado a sus alter ego y darse cuenta que el camino esta peligroso, ya no son los extraños los que critican, ahora aparecen los propios, o aquellos que fueron cercanos y ya no son.

En política, o en la vida se puede engañar un tiempo a todo el mundo, pero no a la verdad.

OPINIÓN: Propios y extrañosahorainfo.com.arOpiniónPor Miguel Abálsamo miguelabalsamo@yahoo.com.ar Decir que las críticas más duras para la administración del alcalde Molina vienen de la oposición, de un sector del periodismo o de ciudadanos estafados por sus promesas, es mirar la realidad con un solo ojo. En este presente, correligionarios de fuerte identidad radical hastiados de...Desde Necochea al mundo