Sharing is caring!

Por Prof. Guillermo Petersen

Es el comienzo de una nueva temporada en nuestra ciudad y el infaltable conflicto con los guardavidas, nuevamente presente, y van……..años igual.

Me siento parte responsable por no haber predicado lo suficiente para que los nuevos guardavidas asimilaran las mejores virtudes de sus antecesores y no repitieran los defectos de estos últimos.

Cada nueva temporada se genera una interminable negociación por centavos mas, centavos menos, los privados regatean (y contratan al que camina de rodillas), y el municipio a su vez, regatea o incumple la entrega del equipamiento que se necesita para desarrollar, eficientemente la función.

Históricamente siempre hubo diferencias de ideas dentro del plantel estable de guardavidas, y varias “trifulcas” de por medio, pero llegado el momento en que alguien osaba arbitrariamente despojar algunas de nuestras conquistas y derechos adquiridos, era uno solo el frente del reclamo y la protesta.

Se dejaban de lado las mezquindades y diferencias personales, y el secretario general del gremio se ponía al frente, pues se sabía que si hoy se perdía un derecho, mañana vendrían por mas.

Como ciudad turística que somos, una herramienta fundamental son los guardavidas. Son un recurso humano con valor agregado, son agentes con trabajo discontinuo, por ser temporarios, pero que año a año, se van nutriendo de experiencia y trato con la gran población turística y local.

¿Quién no conoce al guardavidas de su balneario? ¿Quién no le ha ofrecido mate y alguna que otra factura?

Si alguna vez, algún iluminado del departamento ejecutivo de turno, sintiera que este cuerpo de guardavidas, pertenece al “equipo de la ciudad”, y lo respaldara respetando sus derechos y a la vez exigiendo para con sus obligaciones, asignaría mas recursos, para infraestructura, equipamiento y perfeccionamiento de dicho cuerpo. Pues con lo que cuestan las propagandas que se hacen en los medios nacionales, alcanza y sobra para todos estos fines, y esos recursos quedarían en los hogares de nuestra ciudad. Se desempeñarían los guardavidas con más soltura y tranquilidad, preocupados por su profesión y no, por defender individualmente sus derechos y caer en la angustia de la incertidumbre año a año.

El intendente de turno podría , de esta manera, mostrar como propaganda turística y logro de “estado”, al mejor plantel de guardavidas de la costa atlántica

¿No es esta intención armoniosa la mas saludable para todos? O a río revuelto ganancia de pescador?

Hoy siento que el cuerpo de guardavidas de Necochea-Quequén es un recurso turístico desaprovechado.

OPINIÓN: Otro recurso turístico desaprovechadoahorainfo.com.arOpiniónPor Prof. Guillermo Petersen Es el comienzo de una nueva temporada en nuestra ciudad y el infaltable conflicto con los guardavidas, nuevamente presente, y van……..años igual. Me siento parte responsable por no haber predicado lo suficiente para que los nuevos guardavidas asimilaran las mejores virtudes de sus antecesores y...Desde Necochea al mundo