Sharing is caring!

En cuatro horas purifica hasta 5.000 litros. Tiene muy bajo costo de operación y su manejo resulta sencillo.

Los graves problemas de arsénico que evidencian numerosas localidades de nuestra región podrían ser superados de manera rápida y económica gracias a un novedoso equipo diseñado por investigadores de la Universidad Nacional de La Plata.

La nueva herramienta constituiría una opción válida para pequeñas poblaciones, escuelas y establecimientos rurales.

«Se trata de un método simple, de bajo costo y fácil de usar que, en cuatro horas, purifica hasta 5.000 litros de agua», explicó el responsable de uno de organismos intervinientes en el descubrimiento, Horacio Thomas, director del Centro de Investigación y Desarrollo de Ciencias Aplicadas (Cindeca).

El investigador destacó que «gracias a este novedoso sistema se logró disminuir el nivel de arsénico a valores inferiores a los establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS)».

«Puede servir para frenar el envenenamiento progresivo en numerosas poblaciones rurales del país donde el recurso natural está contaminado», dijo Thomas.

Los científicos hicieron varios ensayos y comprobaron que, al finalizar el proceso, el agua es apta para su consumo.

«El sistema funciona porque el agua sale con menos de 10 pbb (partes por billón) de arsénico», sostuvo Thomas.

Con ese método se pueden tratar entre 2.000 y 5.000 litros de agua en cuatro horas para ser consumida, a un bajo costo de energía eléctrica para hacer funcionar el agitador, dado que se determinó que cada litro de agua cuesta un centavo de electricidad.

Los responsables de diseñar y hacer funcionar el equipo son científicos del Centro de Química Inorgánica (Cequinor), el Centro de Investigación y Desarrollo de Ciencias Aplicadas (Cindeca) y la Planta Piloto Multipropósito (PlaPiMu), de la Facultad de Ciencias Exactas; y el Instituto de Recursos Minerales (Inremi), de Ciencias Naturales.

Thomas informó que fueron los investigadores del Inremi los que estudiaron diferentes tipos de arcillas hasta obtener diversas materias primas naturales aptas para la retención del arsénico presente en el agua.

«Los ensayos de laboratorio para ver si se eliminaba el arsénico se concretaron en el Cequinor y en el Cindeca, mientras que el equipo a escala fue construido en la PlaPiMu y los ensayos se realizaron con muestras de aguas subterráneas de diferentes localidades de la región chaco-pampeana», manifestó Thomas.

Agregó que para desarrollar esas pruebas se recibió el apoyo de una empresa que, además de proveer de la materia prima para absorber el arsénico, se hizo cargo de la construcción y traslado del prototipo hasta la zona de experimentación.

Actualmente, la empresa y la Universidad Nacional de la Plata realizan los trámites de patentamiento del proceso.

Paralelamente, los investigadores presentaron un proyecto a la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) bonaerense para construir cinco equipos, con el objetivo de instalarlos en diferentes lugares de la Provincia.

Según Thomas «este equipo es, por ejemplo, para una escuela rural una cosa fabulosa, porque se pueden producir de una sola vez 10 litros por persona y si la operación se repite habrá agua potable para tomar, regar las plantas y hasta para llevarse a su casa».

Junto con Thomas, participaron de los estudios Irma Lía Botto, directora del proyecto y subdirectora del Cequinor, y Abel Schalamuk, director del Inremi.

Cómo funciona

El equipo, que funciona como una batidora, consiste en un tanque de 5.000 litros donde se coloca el agua contaminada con arsénico, arcilla y un agitador.

En un primer paso, para hacer arrancar el agitador se necesita de un motor eléctrico y, una vez en movimiento, el agua se agita con la arcilla en su interior. Después de un tiempo se lo detiene y se lo deja decantar para que lo sólido vuelva al fondo con el arsénico absorbido por la arcilla.

En Bahía Blanca. Mientras que la Organización Mundial de la Salud admite hasta 0,01 miligramos por litro de agua, muestras de aguas subterráneas, tomadas en sectores aledaños a las rutas 35 y 33 arrojaron concentraciones de 0,16; en cercanías de Espora y de 0,24, y de 0,30, en Grünbein.

También se habían registrado valores superiores en Alférez San Martín (desde 2005 funciona una planta de ósmosis inversa para su potabilización), Sauce Chico, La Hormiga y Colonia La Merced. (LA NUEVA PROVINCIA)

SALUD: Diseñan en La Plata un equipo que libera el arsénico del aguaahorainfo.com.arLocalesEn cuatro horas purifica hasta 5.000 litros. Tiene muy bajo costo de operación y su manejo resulta sencillo. Los graves problemas de arsénico que evidencian numerosas localidades de nuestra región podrían ser superados de manera rápida y económica gracias a un novedoso equipo diseñado por investigadores de la Universidad...Desde Necochea al mundo