Sharing is caring!

Los intendentes bonaerenses respaldan abiertamente el proyecto de reforma impositiva que impulsa el gobierno provincial, basada en una ampliación de los alcances del impuesto a los Ingresos Brutos. Y el apoyo será clave a la hora del tratamiento de la iniciativa en la Legislatura. Pero, simultáneamente, están dando una firme pelea: aspiran a que el aumento de la coparticipación a los municipios que incluirá la medida sea sensiblemente superior al que, por ahora, estiman conceder en la administración de Daniel Scioli.

Si es aprobada por la Legislatura, la reforma fiscal, como viene informando EL DIA, pasará centralmente por gravar con el impuesto a los Ingresos Brutos -que se cobra aplicando una alícuota sobre la facturación de las empresas- a unas 1.300 empresas industriales.

Ejes de la modificación

Esa medida implicará terminar con la exención del impuesto a los Ingresos Brutos que, salvo excepciones, tiene en la Provincia todo el sector industrial. No obstante, en ámbitos oficiales afirman que «será una inclusión acotada» del sector fabril al universo de contribuyentes: dicen que sobre unas 50 mil plantas industriales radicadas en territorio bonaerense, «sólo serán gravadas -con una alícuota del 1%- unas 1.300: las que concentran el 70% del total facturado por todo el sector».

El proyecto prevé, además, elevar del 1,5% al 3% la alícuota sobre las ventas en la Provincia de las industrias no radicadas en su territorio, y del 3,5% al 4% la que se aplica a los rubros comerciales.

Razones del respaldo

El gobierno de Scioli viene conversando con los intendentes este proyecto desde el primer momento en que decidió impulsarlo, hace unos tres meses. Y cuenta con el respaldo de los jefes comunales, según indicaron fuentes del sector.

El apoyo de los intendentes se funda en que éstos consideran que, frente a los serios problemas estructurales económico-financieros que presentan la Provincia y la mayoría de los municipios, «sólo una medida que ensanche la base imponible (como la aplicación de Ingresos Brutos a un sector de la industria ahora exenta) puede constituirse en un aporte para una solución de fondo» de esa aguda problemática.

Por esa razón, los intendentes apoyan la ampliación del universo de contribuyentes de Ingresos Brutos, el tributo que aporta el 70% de la recaudación total de impuestos de la Provincia, todos ellos coparticipados con los municipios.

«No será `la` solución, porque el aumento de ingresos que implicará la reforma no cubrirá todas las brechas de las cuentas de la Provincia y de las comunas, pero servirá para achicar, de manera genuina y no con un parche, esa brecha», dicen.

Un apoyo decisivo

Y ese respaldo será fundamental para que el proyecto del Ejecutivo se convierta en una medida. Es que la reforma impositiva deberá ser aprobada por la Legislatura, y los intendentes -que serán especialmente escuchados en ese Palacio por esta iniciativa- pedirán que agilicen el trámite de sanción una vez que la iniciativa ingrese a la Cámara de Diputados.

Pero antes el Ejecutivo provincial y los intendentes deberán ponerse de acuerdo en un punto crucial.

La sola reforma significará, obviamente, un aumento de los montos que reciben las comunas por la coparticipación de los impuestos provinciales. Pero los jefes comunales aspiran a que, sobre la mayor recaudación que se verificará por la extensión de Ingresos Brutos, se incremente el porcentaje de los ingresos que se reparte entre los municipios. Y ahí hay una discusión aún abierta.

La discusión

El gobierno de Scioli estuvo desde un comienzo de acuerdo con ese planteo de los intendentes. Pero en el ministerio de Economía que conduce Rafael Perelmiter propician que ese incremento de la coparticipación lleve el porcentaje del 16 al 18, mientras que algunos intendentes -en particular los del Conurbano- piden que se fije un porcentaje de coparticipación del 50%, siempre sobre los ingresos que genere la reforma impositiva.

En la Legislatura siguen atentamente esta discusión y ya hacen cálculos sobre el número en el que podrían terminar poniéndose de acuerdo la Gobernación y los municipios. Estiman que un aumento de la coparticipación del 16% al 27-30% podría obtener consenso de todas las partes. (DIARIO EL DÍA DE LA PLATA)