Sharing is caring!

Inesperado llamado de la Presidenta, el mismo día que comienza el tratamiento parlamentario de las retenciones móviles.

Con la circulación por las rutas prácticamente normalizada y a horas del inicio del tratamiento en la comisión específica de la Cámara de Diputados, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner convocó para hoy, a las 18, a la Casa Rosada a la mesa de enlace de las entidades agropecuarias.

El llamado, sin detalles, fue confirmado a la prensa a las 21 de anoche por fuentes oficiales, en tanto que las organizaciones que integran el frente ruralista –Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria, Coninagro y Confederaciones Rurales Argentinas- esperaban la formalización de la invitación, dijeron voceros cordobeses.

La participación directa de Cristina Kirchner fue interpretada como un intento por recuperar el centro de la escena y ayudar a la búsqueda de un acuerdo tras 101 días de conflicto por la suba de las retenciones agropecuarias. El vicepresidente Julio Cobos también citó para mañana a gobernadores.

“Protagonicemos en pluralidad y democracia el desafío que la hora nos impone”, dice la carta enviada por la Presidenta a las cuatro entidades, según trascendió de fuentes oficiales.

A esa misma hora habían sido llamados por el presidente de la comisión de Agricultura y Ganadería de Diputados, Alberto Cantero. Entre el viernes y ayer, el legislador dialogó en Río Cuarto con productores agropecuarios, empresarios de la agroindustria, intendentes y entidades del sector. “Se incluirán todos los temas pendientes”, afirmó anoche el legislador.

Ese criterio, sin embargo, no es compartido por la oposición, que pide derogar la resolución 125 que desencadenó este conflicto. Esta postura encuentra algunos puntos de contacto con la que llevará Juan Schiaretti a la reunión con Cobos: repartir las diferencias entre el arancel anterior y el actual, y gravar con el impuesto a las ganancias a los fideicomisos agrícolas.

Fin de semana movido. Primero en el cubículo 17 de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Río Cuarto, donde es profesor especialista en suelos, y luego en su casa de Banda Norte, Cantero recibió a una larga lista de personas involucradas con la problemática agropecuaria.

– ¿Lo trataron bien los productores? –le preguntó La Voz del Interior.

– Totalmente, han sido conversaciones muy positivas, hay otro ánimo.

En los momentos más calientes del conflicto, su vivienda fue objeto de “escraches” impulsados por la Sociedad Rural local, razón por la cual es la única organización que para Cantero tiene las puertas cerradas. “Hasta que se disculpen como hicieron (Alfredo) De Angeli y (Eduardo) Buzzi con otros hechos; no soy rencoroso”, dijo.

“Lo principal es que resolvamos este tema. Que los mecanismos de compensación sean creíbles y efectivos para que los productores pequeños y medianos queden comprendidos”, explicó el diputado. Hay consenso “de que los precios de los alimentos van a seguir subiendo, por lo que todos los que han venido –entre ellos, productores de Necochea– piden lo mismo: que ayudemos a salir rápidamente de esta situación”, sintetizó.

Cantero reconoció que la cuestión más delicada pasa por el alto nivel de retenciones que pagarán los productores de soja cuando los precios se ubican, como sucede con las actuales cotizaciones, entre los 500 y 600 dólares la tonelada.

Al valor del viernes, 548 dólares, la retención prevista es del 46,3 por ciento, más de 11 puntos por encima del arancel que existía al 10 de marzo pasado, cuando una resolución del Ministerio de Economía de la Nación gatilló la disputa.

– ¿Usted es partidario de ponerle un techo a la escala de retenciones?

–Vamos a analizarlo, el tema es mucho más global. Tenemos que discutirlo todo. Seguro que vamos a encontrar una solución.

El diputado cordobés afirmó no haber “sentido” presión política de parte del Poder Ejecutivo. “Acá no hay presiones ni injerencia de nadie. Vamos a incluir todo, y yo voy a garantizar ante la comisión la discusión plena de cada tema”, subrayó.

Cantero espera conseguir que los productores se aseguren mañana el precio lleno del trigo. “Es urgente”, concluyó, y atendió el timbre que volvía a sonar.