Sharing is caring!

Los Trabajadores Auxiliares de la Educación nucleados en la Asociación Trabajadores del Estado (A.T.E.) de Necochea, Seccional Mar del Plata, desde nuestro rol cotidiano en las escuelas y ante las repercusiones relacionadas al debate del anteproyecto de Ley de Educación en la provincia de Buenos Aires realizaron un manifiesto.

Ante el debate sobre la nueva Ley Nacional de Educación, que derogara y reemplazara a la nefasta Ley Federal de Educación, decíamos que nos remite necesariamente al modelo de Nación y Sociedad que aspiramos construir. De la misma forma nos encontramos ante el debate sobre el modelo de Provincia y Sociedad que aspiramos construir.

Como Trabajadores de la Educación, partimos de cuestionar la Ley Federal de Educación, no como algo aislado, sino como una de las herramientas del modelo neoliberal implementado desde el comienzo de la última dictadura militar. El proyecto educativo y cultural que se instauró en el país en los últimos treinta años fue congruente con la fragmentación de la sociedad, la marginación de vastos sectores a través de la pobreza, el hambre y la desocupación. No suficiente con la planificación de esta desigualdad, se promocionaron valores basados en el individualismo, la competitividad y el sálvese quien pueda.

Desde las organizaciones de nuestro pueblo, necesariamente debemos construir una sociedad en torno a otros valores fundamentales: la integración y la justicia social, la profundización de la democracia y la igualdad, la soberanía como pueblo y nación que nos permita construir un proyecto de sociedad. Valores que se entronquen en las vertientes populares latinoamericanas que desarrollamos en nuestras naciones desde los tiempos de nuestra independencia, y de plena vigencia en la historia presente de nuestro continente.

Esta perspectiva implica entonces un profundo concepto de democratización real en torno de cuestiones socio-económicas políticas y culturales de nuestra sociedad. Especialmente en las escuelas, espacio donde cotidianamente comprobamos el grado de desintegración de nuestra sociedad a partir del estado en que los niños / jóvenes asisten. Y es ante esta realidad que uno de los roles que ha ocupado la escuela, además de algunas organizaciones sociales y de trabajadores, es dar repuesta al hambre a través de los comedores escolares, meriendas reforzadas u otras iniciativas.

En este sentido, proponemos tres ejes fundamentales:

1. La educación como política pública y derecho social.

2. El trabajador de la educación como sujeto de derecho.

3. Participación popular en la gestión y prioridades educativas.

1. La Educación es un derecho social básico responsabilidad indelegable del Estado. Por esto es que lo consideramos en el marco de las políticas públicas, como una de las herramientas a partir de las cuales se propone a la sociedad un modelo de país y de nación. Por ello, para nosotros educación es soberanía.

2. El trabajador de la educación (tanto docentes, como auxiliares) son sujetos de derechos. El debate no ha tenido presente a los trabajadores auxiliares, garantizando condiciones dignas de trabajo, formación integral en las tareas específicas y de carrera, además de una jubilación con el 82% móvil. Por ello para nosotros educación es igualdad.

3. La nueva Ley representará efectivamente un nuevo paradigma y una nueva realidad si la misma supera el debate propuesto y se convierte en posibilidad de participación concreta de los trabajadores de la educación y de la comunidad, en la gestión y las prioridades de cada una de las escuelas de nuestro país y de nuestra provincia. Esto significa participar del gobierno de cada institución, en el diseño del plan institucional pedagógico y en las normas de convivencia, así como en la asignación de recursos presupuestarios a todo nivel. Por ello para nosotros educación es democracia.

Desde estos ejes, es que proponemos avanzar en un mayor grado de integración de la comunidad educativa, que implica un reconocimiento y revalorización de todos los actores que la componemos y del rol que a cada uno de nosotros nos atañe, entendiendo estos roles no con un criterio de compartimentación y fragmentación sino con un criterio de complementariedad y participación democrática. Como trabajadores estamos convencidos que modificar el pensamiento y la acción filosófica y política basada en el individualismo y en el ejercicio del poder de unos pocos sobre las mayorías, implica necesariamente reconstruir el sentido solidario integrador y colectivo del trabajo.

Esto es valorizar el trabajo en su doble condición teórico y práctico y en su capacidad creadora y transformadora. En primer lugar, docentes, auxiliares de la educación e intelectuales debemos asumirnos todos como pares trabajadores de la educación y desde esa condición de pares ser juntos protagonistas con el resto de la comunidad educativa, en el proceso de construcción de las transformaciones del sistema educativo.

A la fragmentación debemos oponerle integración y unidad a partir de nosotros mismos y capacidad de aporte colectivo para sostener el proceso educativo. Desde la respuesta para superar el hambre cada día hasta el debate profundo en torno de las macro-políticas educativas que nos permitirán construir una nación autónoma en el marco de la patria latinoamericana.

El auxiliar tiene un valor específico en el día a día del sistema educativo, al garantizar limpieza, alimentación, contención afectiva. Por esto es necesario jerarquizar su rol, para lo cual desde A.T.E. se proponen las siguientes medidas como aporte a un debate conjunto e integral con toda la comunidad educativa:

·      En cada creación de un establecimiento educativo, deberán crearse nuevos cargos para auxiliares, como se lo hace para el caso de docentes.

·      Equidad en el acceso al receso invernal.

·      Creación de los cargos de “encargado de puerta” y “encargado de comedor”, en el marco de una carrera para los auxiliares y como una instancia de enlace con la dirección de la escuela.

·      Creación de un FONDO NACIONAL O FEDERAL DE EQUIPARACIÓN DEL SALARIO EDUCATIVO (docentes y auxiliares).

·      Equiparación del concepto de la desfavorabilidad con la del docente.

·      Reinstalación de las bonificaciones a auxiliares de escuelas transferidas que se abonaban por prácticas docentes.

·      Creación de nuevos cargos de auxiliares que atiendan la sobrecarga de tareas que tienen los servicios educativos y que se respete la proporcionalidad de un (1) auxiliar cada cuatro (4) aulas y dependencias por turnos, según la res 3363/88.

·      Estructura orgánica para los Consejos Escolares, entes descentralizados y servicios educativos con sus respectivos planteles básicos.

·      Estabilidad sin precarización en los cargos suplentes remunerados por la vía del reconocimiento de servicios.

·      Condiciones dignas de seguridad e higiene laboral en todos los establecimientos educativos que permita bajar el alto grado de trabajadores con enfermedades profesionales o con tares pasivas.

·      Nombramiento de personal para la implementación de cuadrillas de mantenimiento en los distritos de la provincia para una optimización de los recursos.

Carlos Mariano DIAZ (Delegado A.T.E. Seccional Mar del Plata) – Andrea Fabiana ESCOBAR, Jorge Javier HERRERO, Fernando Luis LARRECHEA, María Eugenia SALVAI (Delegados A.T.E. Educación Necochea)

ahorainfo.com.arLocalesLos Trabajadores Auxiliares de la Educación nucleados en la Asociación Trabajadores del Estado (A.T.E.) de Necochea, Seccional Mar del Plata, desde nuestro rol cotidiano en las escuelas y ante las repercusiones relacionadas al debate del anteproyecto de Ley de Educación en la provincia de Buenos Aires realizaron un manifiesto. Ante...Desde Necochea al mundo