Opinión
EDITORIAL

Yo me creo los buenos deseos de la gente. Cuando llegan las fiestas de fin de año, el aire se llena de deseos de felicidad y prosperidad. ¿Por qué no aprovecharlos?