El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibirá este viernes, en la Casa Blanca, a la canciller alemana, Angela Merkel, encolumnada en los objetivos de Emmanuel Macron de frenar los aranceles a Europa y salvar el acuerdo con Irán.

Las tasas a las importaciones de acero y aluminio rigen a partir del 1 de mayo próximo mientras que Trump se muestra decidido a patear el tablero con el acuerdo histórico firmado en 2015. Especialmente en el tema nuclear, la misión de la canciller parece como un intento desesperado de hacer cambiar de idea al magnate, algo en lo cual el presidente francés no tuvo éxito.

Están en juego como nunca antes la relaciones entre Washington y Bruselas, puestas cada vez más en discusión desde la doctrina del “America First”. Incluso con un riesgo de una guerra comercial entre los aliados históricos y una ruptura del frente común en temas vitales de la política exterior y seguridad nacional.

La visita de Merkel es muy distinta del show de los últimos días entre Trump y los Macron: sin alfombra roja ni salvas de cañones, sin cena de Estado ni besos dobles Trump y Merkel mantendrán solo un encuentro de 20 minutos en el Salón Oval seguido de un almuerzo de trabajo. Por lo demás, el estilo práctico y sobrio de la canciller es muy distinto del mandatario del Eliseo, que en su misión en Washington desplegó todo su encanto, pero sin grandes logros.

Además, las relaciones entre Merkel y Trump son desde siempre más frías, y todos recuerdan cuando hace más de un año, en la Casa Blanca, ambos líderes ante las cámaras de televisión ni se dieron la mano.

Desde entonces las relaciones no mejoraron y hoy Merkel llega a Washington más débil políticamente que hace un año, mientras Trump no olvida que Alemania quedó afuera de los bombardeos a Siria.

Pero Berlín sigue siendo un socio económico importante para Estados Unidos, dando trabajo en este país a cerca de 700 mil personas. Muchos de ellos en el sector automotriz que Trump amenazó más veces afectar con nuevos aranceles, además de los impuestos al acero (25%) y al aluminio (10%) que, si no hay cambios, regirá desde el martes para Europa.

“Es muy importante que algunos de nuestros amigos hagan concesiones sobre prácticas comerciales, tarifas y tasas”, dijo pocas horas antes de llegar la canciller el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow. “Por ejemplo uno de los problemas es el trato justo para los automóviles”, explicó.

En cuanto a Irán, la fecha clave es la del 12 de mayo, cuando Trump decidirá si se retira o no del acuerdo histórico firmado en julio de 2015 en Viena.

“Puedo asegurar que no hay todavía una decisión tomada”, afirmó el titular del Pentágono, James Mattis, pocas horas antes de la llegada de Merkel, pero respondiendo a Macron, según el cual dejará el acuerdo “por razones de política interna”. Pero dentro del gobierno Trump no existe un consenso sobre cómo proceder: “Las discusiones continúan dentro del consejo de Seguridad Nacional y entre quienes están encargados de dar un consejo al presidente”.

En tanto, hay una fecha para la visita de Trump a Londres, será recibido en Downing Street por la premier Theresa May el de 13 julio. Será un viaje de trabajo y no una visita de Estado. (ANSA).

EL MUNDO: Merkel en Washington, misión imposiblehttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/04/tumpr-merkel.jpghttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/04/tumpr-merkel-200x150.jpgahorainfo.com.arDestacadasInternacionalesEl MundoEl presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibirá este viernes, en la Casa Blanca, a la canciller alemana, Angela Merkel, encolumnada en los objetivos de Emmanuel Macron de frenar los aranceles a Europa y salvar el acuerdo con Irán. Las tasas a las importaciones de acero y aluminio rigen a...El que quiera comprar ficción que lo haga... Nosotros ofrecemos realidad...