Sharing is caring!

El gobierno de China reformó la Constitución y abolió el límite máximo de dos mandatos a la presidencia de la República Popular, allanando el camino para un cargo potencialmente vitalicio para Xi Jinping que concentra en sus manos más poderes que los de Mao Zedong.

El Congreso nacional del pueblo, la sesión legislativa, deliberó casi unánimemente (2.958 a favor, 2 en contra y 3 abstenciones) la eliminación de la cláusula insertada hace casi 40 años contra los escenarios del autoritarismo y en favor del “liderazgo colectivo”. La reforma también incluye del mismo a la vicepresidencia: con Wang Qishan, el antiguo zar anticorrupción y fiel de Xi, esperado como su próximo vice a pesar de la jubilación por su límite de edad en el Partido Comunista Chino (PCCh) desde octubre de 2017.

La pareja de Xi-Wang está destinada a gobernar una nación de 1.400 millones de personas para los años venideros, luchando con un delicado proceso de transformación y no solo económico.

Los dos mandatos estaban garantizados en la carta fundamental de 1982 por el entonces líder reformista Deng Xiaoping para evitar el regreso de los 10 años de caos de la Revolución Cultural lanzados por Mao para evitar perder el poder, que comenzó en 1966 y cerró su muerte en 1976.

Mientras tanto, la Constitución fue revisada cuatro veces, principalmente para avanzar en la política de “reforma y apertura” de Deng, con el objetivo al menos aparente de acercar a China a los valores de Occidente.

Xi, quien en los primeros cinco años en el poder acumuló más de una docena de altos cargos, quería una reorganización más orgánica que implique 21 artículos que refuercen el liderazgo del Partido Comunista Chino. La nueva referencia es el “Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era”, el bloque de la tesis del presidente, ya registrado en la Constitución del PCCh en octubre de 2017 en el 19º Congreso: el nombre de Xi fue añadido en el preámbulo que establece que China, bajo la dirección del Partido, está dirigida por el marxismo y el leninismo, y por las teorías políticas de los líderes Mao, Deng y Jiang Zemin.

En resumen, un ingreso de honor entre los Padres de la Patria. “El partido comunista se mostró flexible una vez más adaptándose a los nuevos escenarios: alargando el mandato presidencial dio a empresas y ciudadanos la señal de que el profeso de reformas continuará por otros 10 años”, observó Michele Geraci, profesor de Finanzas en la NYU Shanghai. “En economía, la certeza es fundamental”, añadió en declaraciones a ANSA.

Si en 40 años, 700 millones de personas fueron sacadas de la pobreza, el objetivo de Xi es el “renacimiento completo” a través de la ambiciosa modernización que lleva a China en 2035 al nivel estadounidense mediante el aprovechamiento del crecimiento cualitativo y no cuantitativo, a través de la innovación y sectores del futuro como la inteligencia artificial, los Big Data y las unidades tecnológicas, como para los coches eléctricos y el sector militar en la fase de envejecimiento por las tensiones territoriales y el control del mar del Sur de China.

Una aceleración de ritmo con respecto a la década de Hu Jintao y Wen Jiabao, considerada una “perdida” para algunos analistas por la falta de reformas y visión.

Incluso hoy, en la conferencia de prensa tras la aprobación de la reforma acogida por los delegados con unos 20 segundos de aplausos para Xi, Shen Chunyao, jefe de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente del Congreso, mencionó la explicación más usada sobre los dos mandatos: apunta a alinear la presidencia de la República con la secretaria del PCCh y a la presidencia de la Comisión Central Militar (cargos recuperados por Xi, conocido como la “trinidad”) privada de límites.

“El liderazgo -continuó Shen- progresa con los tiempos y el Partido guía al pueblo en la actuación de la Constitución y debe operar en el interior de la Constitución”. (ANSA).

CHINA: Sin límite para gobernarhttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/03/china-1-800x533.jpghttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/03/china-1-200x150.jpgahorainfo.com.arDestacadasInternacionalesEl MundoEl gobierno de China reformó la Constitución y abolió el límite máximo de dos mandatos a la presidencia de la República Popular, allanando el camino para un cargo potencialmente vitalicio para Xi Jinping que concentra en sus manos más poderes que los de Mao Zedong. El Congreso nacional del pueblo,...El que quiera comprar ficción que lo haga... Nosotros ofrecemos realidad...