OPINIÓN: Cambiemos, vísteme despacio que estoy apurado

Por Miguel Abálsamo

Napoleón Bonaparte hizo histórica aquella frase… “vísteme  despacio que estoy apurado”, cuando se dirigía a su criado, quien apurado al abotonarle su chaqueta no lo hacía correctamente.

El apuro casi nunca es buen consejero.

Las cosas más importantes no se consiguen en el apuro.

Cambiemos en Necochea ha ingresado al mundo del apuro, fruto de la desesperación por  avanzar más de un casillero por vez, creyendo que el 19, cuando se defina presidente, gobernador e intendente, este a la vuelta de la esquina.

En política todo se hace en medida y armoniosamente, ni apresurado ni retardatario, en el tiempo justo, que muchas veces no es fácil resolverlo, y en otras se pierden oportunidades precisamente por adelantar los tiempos o bien por la quietud pasiva que deja pasar momentos.

Cambiemos en Necochea, esa alianza sostenida por la circunstancia del momento pero sin bases sólidas en el distrito no ha tenido una buena semana, producto de errores compartidos y aceleramiento de decisiones.

Cambiemos en  un conjunto de concejales que coinciden en aportar al proyecto nacional y provincial, aguas que no llegan fluidas a nuestro pago chico.

Sobran los codazos por ocupar espacios, abundan las diferencias, se suman las disidencias y el pensamiento de la gran oportunidad camino al 19 hace que todos no quieran lo mismo, muchos aspiren a lo mismo y algunos erigirse en conductores del todo, cuando la alianza esta llena de individualidades y hogueras de vanidades.

En ese marco coexisten:

Cambiemos-Fe (Rojas, Góngora, Trigo, Roldan).

Unión Cívica Radical (Maizzani-Pagliaro).

Cambiemos Pro-Coalición Cívica (Fernández Palma).

Pro (Vallota).

El presidente del Honorable Concejo Deliberante (Pro), Ernesto Mancino.

Y el abogado Alejandro Issin, tan difícil como Pavón para contener  sus desbordes.

Detalle: única vez en la historia de la democracia legislativa que en la primera sesión un bloque del mismo signo vota en disidencia.

Ver decisión sobre la moratoria municipal.

Los dos ediles del radicalismo votaron para que el tema pasará a comisión, el resto de Cambiemos aprobó la iniciativa.

Pregunta simple… ¿Si en una primera votación, en algo tan simple no se ponen de acuerdo, podemos esperar que en los grandes temas y a medida que avance el proceso conducente al año 19 no encontremos más actitudes como esta?

La respuesta es sencilla.

Lo de Issin marca otra fisura

El abogado Alejandro Issin es un hombre de fuerte temperamento, esto es sabido.

Le habían prometido la presidencia del Concejo Deliberante, hecho que luego se fue debilitando, para que una semana antes uno de los conductores más fuertes de la alianza, el diputado provincial Martín Domínguez Yelpo, aseverara ante propios y extraños que había unanimidad para elegir a Ernesto Mancino.

Efectivamente, las palabras de Domínguez se hicieron realidad a la hora de la verdad, y Mancino terminó siendo titular del cuerpo, mientras que visiblemente molesto en una actitud que muchos tildan de adolescente político y otros de un hombre que quiere hacer respetar la palabra, Alejandro Issin prefirió no prestarse al juramento como edil, al mismo tiempo que en su remplazo juraba la joven Eugenia Vallota (ilegal por cierto la situación), prefirió emitir algunos face aclarando su posición, y observar desde su casa de cara al sol los acontecimientos.

Finalmente Issin juró en la primera sesión del nuevo Concejo, pero la fisura (no digo grieta….) estaba latente, una cicatriz no fácil de suturar por más gotitas mágicas que algunos quieren alcanzar.

Cambiemos con estas actitudes había internamente cambiado una fiesta de asunción en un problema que la sociedad percibió rápidamente, complicando aún más esa unidad atada por alambres que mantiene actualmente.

El problema es el futuro que para muchos es mañana cuando restan dos años.

Ven la posibilidad de pelear una intendencia con el doctor Facundo López (que ya tendría  decidido ir por la reelección) y crecen las diferencias.

Los espacios políticos muchas veces tienen inconvenientes en la derrota y otros en los crecimientos, donde muchos se ven  allí, en el podio, en ese reservado lugar donde no pueden subir todos.

Comienza la lucha por las candidaturas a la intendencia 2019

Cambiemos tiene dos figuras que se erigieron en principales en las PASO, el peronista Arturo Rojas y el radical Gonzalo Diez, esto no le asegura a ninguno de los dos que sean los candidatos próximos, como también deberán entender aquellos que intentan sumarse a la lista de posibles candidatos, que lo realizado por Arturo y Gonzalo fuera fruto de la casualidad.

Ellos, no pueden ser subestimados, como tampoco ellos deben tener la egolatría de pretender que no puedan surgir otros nombres.

La continuidad del doctor Arturo Rojas en la presidencia de Puerto Quequén significará para su figura un aspecto relevante, su presencia en tan importante cargo institucional le representaría presencia permanente, contactos con los dirigentes más importantes a nivel nacional y provincial, esto supone cierta ventaja, a nadie escapa que es un cargo político que cuenta con el aval directo de la gobernadora de Buenos Aires.

El diputado provincia Martín Domínguez Yelpo es otra de las figuras que sigue asomando en el firmamento Pro con mucha fuerza, más aún  ante la desaparición física de Gerónimo Venegas, siendo otra fuente de poder el arquitecto Roberto Rago, como su estilo dialoguista, producto de muchas experiencias de vida.

Un viejo militante del peronismo me confesaba días pasados que ambos pueden ser candidatos a intendente. Ante mi cierta duda su reafirmación termino de convencerme… “mira… para ambos el 2019 es una oportunidad que suele en el peronismo no dejarse pasar, Domínguez y Rago pueden ser candidatos”.

Lo tome muy en serio.

En la larga lista de aspirantes la agenda se va llenando con otros nombres.

No sólo el peronismo los tiene, sus primos radicales ven en la presencia de Gonzalo Diez un candidato instalado pero comienzan a armar otras chances, en eso un correligionario, quien ocupo lugares de fuste en el Centenario Partido, esta convencido que surgirán nuevas figuras, algunos jóvenes, que primero irán por renovar el Comite, como paso previo y luego al salto del 2019.

No será simple dominar la ansiedad, más aún sabiendo que existe una posibilidad de pelear seriamente una intendencia ante el doctor Facundo López.

Camino sinuoso el de Cambiemos en el distrito, tendrá baches por esquivar, tormentas que atemperar, tramos duros que superar, ondulaciones diversas que afrontar.

El comienzo no ha sido el mejor.

Agrietado el bloque con un edil no fácil de arriar, Alejandro Issin por todas las situaciones vividas, ideologías diversas que en algún momento desencuentran, aspiraciones parecidas y pocos lugares para tantas expectativas.

Como le diría Napoleón a su criado… “vísteme despacio que estoy apurado”.

Compartir noticia

Una opinión en “OPINIÓN: Cambiemos, vísteme despacio que estoy apurado

  1. Sandra Iriart

    Miguel, te dedicaste este domingo a las diferencias en Cambiemos de nuestro medio, sería muy bueno y objetivo de tu parte que hicieras lo mismo con los K por ejemplo que están rotos en veinte pedazos en Necochea con dos bloques de consejales, cuando son 4, o los radicales que no saben si tienen dos o uno en el bloque y uno de Quequén vino después de dos años con el Intendente, sería bueno que hablarás de la división en el sindicalismo. Como escribis muy bien, el domingo próximo tal vez tenga la suerte de que hables de otras divisiones no solo de Cambiemos.

Comentarios cerrados.