SUICIDIO: Criminal guerra se suicida frente a tribunal ONU

Slobodan Praljak, un excomandante de las fuerzas croato-bosnias en Bosnia en la guerra de 1992-95, murió hoy tras ingerir veneno en pleno recinto ante el Tribunal de la ONU para los crímenes de guerra en la ex Yugoslavia.

Los jueces suspendieron la audiencia después de que los abogados del acusado informaran que su cliente había bebido veneno de una botellita, que durante la lectura de la sentencia tenía escondida entre sus manos. Toda la escena fue transmitida en directo por TV.

Praljak, de 72 años, murió poco después en un hospital cerca de ese Tribunal de La Haya.

“No soy un criminal de guerra y con desdén rechazo la sentencia”, gritó el excomandante antes de beber el veneno, en las que fueron sus últimas palabras, después de que los jueces confirmaran en apelación la sentencia en su contra a 20 años de cárcel.

Unas horas más tarde, el premier de Croacia, el conservador Andrej Plenkovic, definió desde Zagreb “injusta” a esa sentencia de condena contra seis políticos y militares croata-bosnios.

Plenkovic anunció, además, que su gobierno tiene la intención de impugnar legalmente a esa Corte. “Este gesto extremo será para siempre un testimonio de la profunda injusticia moral del Tribunal frente a un general y a otros croatas de Bosnia” que han sido condenados hoy, precisó Plenkovic durante una rueda de prensa.

La sentencia emitida por la Corte incluye a dirigentes políticos croatas que en la época de la guerra de los Balcanes estaban dirigidos por el fallecido presidente Franjo Tudjman.

“Lo que ha hecho Croacia durante la guerra es ayudar a los musulmanes bosnios y sostener la integridad de Bosnia-Herzegovina”, indicó el premier.

Los representantes de algunas fuerzas de la izquierda de Zagreb destacaron por su parte que -pese a la espectacularidad de su muerte- el general era un criminal de guerra que había sido condenado con una sentencia definitiva.

La triste fama de Praljak se debe sobre todo a la orden de bombardear, en noviembre del 1993, el célebre puente de la ciudad de Mostar. Sin embargo, para muchos croatas Praljak es un héroe. Uno de los jueces de la Corte, el italiano Cuno Tarfusser, destacó que lo ocurrido en el Tribunal es el resultado de “un grave vacío en la seguridad” de ese Tribunal, hecho que permitió a Praljak envenenarse en el aula: “ha sido sin duda un gesto espectacular y simbólico, pero más grave que ésto es precisamente el hecho que el suicidio haya sido posible”.

“Un hecho de esta envergadura no puede quedar sin consecuencias”, precisó el magistrado. (ANSA).

Compartir noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *