OPINIÓN: Necochea no puede perder más tiempo

Por Miguel Abálsamo.

“Que eso no se dice….

que eso no se hace….

que eso no se toca… (Serrat, Joan Manuel).

Ha sido una constante histórica en el distrito de Necochea, sea el gobierno que fuere (salvo raras excepciones), hacerse propia esa canción, casi convertida en una plataforma política y discurso para no hacer.

Nuestros ex intendentes hicieron algo en común, lograron, a pesar de sus diferencias ideológicas, una unidad de criterio para no tocar y discutir los grandes temas ,que siempre suelen ser difíciles de resolver , precisamente por tratarse de importantes, prefiriendo aquello de “quedar bien con Dios y el Diablo”, al fin de cuentas con ambos quedaron mal , es imposible gobernar con firmeza y decisiones sin tocar algunos intereses .

Nuestros ex cantaron bajito aquello de esto no se hace…esto no se dice y esto no se toca.

Al fin y al cabo terminaron muchos de ellos sus mandatos sin pena ni gloría, y en la balanza del resultado final algunos con más penas que glorias.

Ese tabú permanente nos ha perseguido a los miles de necochenses.

No debemos acostumbrarnos a los intendentes “paga sueldos”, a los que siempre intentan cambiar algo menor para que nada mayor cambie, y así la vida de los ciudadanos ha pasado en muchos años, siempre discutiendo los mismos temas, y no llegando al fondo de los grandes, los que apuntan no sólo al presente sino al futuro.

Es cierto también que puede ser la propia indolencia de nuestra población  aumentando pasividad casi exasperante y el conservadorismo en su más alta expresión.

Es paradójico que muchos que se autodenominan “progres” en nuestra sociedad, resultan los campeones del “no” y clientes de la maquina de impedir.

Esos “progres” supinos conservadores son los mismos que renegaron de todo aquello que venía a innovar en la ciudad.

Con sus discursos tan antiguos como sus ideologías prehistóricas, hicieron oír sus voces cuando un grupo de visionarios levantaron la Galería Central o concretaron el Complejo de Casino y la sala de juego en la década del setenta, rechazaron inversiones de grandes empresarios interesados en ese lugar en la década del noventa (Gerardo Sofovich), o el ambicioso plan para la modernización de Puerto Quequén que propuso el hoy presidente de los argentinos ingeniero Mauricio Macri junto a todo su grupo en presentación en nuestra Municipalidad.

Son ejemplos simplemente, para darnos cuenta de un distrito donde alejamos radicaciones empresariales por diferentes circunstancias que sería extenso analizar, o acaso no escuchamos o leemos el susto que provoca en algunas minorías cuando de vez en cuando aparece el conductor más famoso de la televisión argentina, con esposa necochense, quien en vez de ser recibido como corresponde rápidamente elucubramos con más especulación que fundamento racional.

Combatimos en la década del cincuenta a proyectos peronistas y años más tarde a proyectos de otros sentires políticos cuando pretendieron elevar la categoría de nuestra villa balnearia con la proyección de un parque “Miguel Lillo” con introducción de diferentes desarrollos que lo hubiesen hecho mucho más dinámico y moderno que la pobreza que tenemos en la actualidad.

Los clásicos “piquetes” del subdesarrollo aparecen con frecuencia, siendo pocos pero ruidosos, deteniendo ideas y retrasando avances.

Este ha sido el pecado de muchas administraciones, la de paralizarse por una protesta o bajar las convicciones por un reclamo.

Ya no hay tiempo para demoras, es la hora de las realizaciones.

Creo que el actual intendente doctor Facundo López esta dispuesto a dar el salto que nunca supimos, pudimos o quisimos dar, ese miedo al vacío que paraliza a la hora de tomar decisiones.

Con una oposición que parece dispuesta a acompañar las transformaciones, entendiendo la hora.

Un intendente dispuesto a los grandes cambios

El intendente doctor Facundo López tiene definido avanzar en los temas fundamentales, convencido de que el mensaje de la ciudadanía es hacer lo que hay que hacer sin perdida de tiempo y confiado en que los sectores de la oposición no están en las antípodas, sabiendo que se pueden mejorar las ideas, hacer cambios si es necesario, siendo claro en que las acciones no pueden retroceder.

Subastar el Complejo Casino.

Administrar ese dinero ingresante con las presencias del estado y los arcos opositores.

Destinar el monto de la subasta (se estima en varios millones de dólares) en inversiones a los sectores más humildes de nuestros barrios dotándolos de cloacas, red de agua, mejoramiento en la iluminación.

Jardín de Rocas. Definir sin perdida de tiempo su futuro, con un llamado a inversiones, en ese estratégico lugar hoy ocioso y sin uso, de nuestra villa balnearia.

Apertura de ambos frentes costeros, al sur y norte de la ciudad.

Sur: ingreso en avenida 2 y 91 al corazón de nuestro parque, abriéndolo hasta Balneario “Los Ángeles”, con inversionistas privados y aporte del control estatal para convertir toda nuestra villa balnearia en un lugar que contenga lo natural y las inversiones.

Norte: desde el “Hogar Raimondi” a la escollera de la ciudad, un sector de enorme valía, con la posibilidad, como se hablo en varias ocasiones, de radicación de muchos boliches y negocios de la ciudad, convirtiendo ese lugar en seducción como ocurre en tantos balnearios del mundo, volviendo a reactivar un proyecto del Consorcio de Puerto Quequén (ex presidencia del ingeniero Mario Goycoechea), levantamiento de un edificio en la dos y 59, pegado a la escollera, con departamentos a ocupar, y pisos para que se radiquen allí conjuntamente todas las empresas que operan con nuestra estación marítima, además de lugar gastronómico.

Sala de Juegos del Casino con la posibilidad de incorporarlo al Bingo de la ciudad en pleno centro de 64 y 61.

El propio intendente esta semana ratificó ante quien escribe que estuvo reunido con el titular del Bingo para acercar esta posibilidad, y que puede ser vista con buenos ojos.

Casino y Bingo en el mismo lugar, conservación de las fuentes de trabajo y dinamismo todos los días en una zona céntrica de la ciudad.

La idea es que se deben ampliar las instalaciones para acondicionarlas a las nuevas necesidades.

Otras decisiones estarán enmarcadas en los balnearios, el pensamiento de estos tiempos ya no es elevar ladrillos y obstaculizar la vista al mar, por eso se prevé en el futuro que lo que se construya debe estar adecuado a lo actual, mucho espacio natural, que nada impida observar la postal de nuestras playas esplendidas.

Urge la aprobación del nuevo Presupuesto, que debe requerir números concretos, se ha disminuido la elefantiásica deuda (más de doscientos millones de pesos) que se heredo de las pasadas administraciones, la última que dejo su sello la de José Luis Vidal, no descendiendo en números pero si ostensiblemente en porcentajes, previéndose una agresiva política en el cobro de las tasas municipales, aumento de las mismas en un promedio del treinta por ciento, algo coherente tomando en cuenta la inflación y aumento de costos para el estado, disminución de la planta política, un ahorro de importancia y la baja de contratados que ingresaron precisamente en la asunción del actual intendente.

El distrito no tiene tiempo de maquillajes y oratoria repetida para endulzar oídos, requiere una cirugía profunda para salir del estado anímico que viene arrastrando y salir de la terapia intensiva.

La política no es un lecho de rosas, ni vacaciones en el Caribe, esta llena de conflictos, afecta a la ciudadanía lo que sucede, pero más la afecta los que no resuelven.

Ser líder es resolver conflictos, ir a los grandes temas, no pedirle consejos al miedo cuando se trata de cambios que beneficien  y saquen a la ciudad del estado de postración que sufrimos hace muchos años.

El intendente esta decidido al futuro, es bueno preguntarse si la oposición esta en la misma sintonía, o el argumento es el sempiterno… “dejamos los grandes temas para mañana”, postergando el presente.

Compartir noticia

Una opinión en “OPINIÓN: Necochea no puede perder más tiempo

  1. Carlos A.Guevara

    Convencido de la realidad de todo lo que mostras Miguel, solamente decirte que no estamos preparados para todos esos cambios y mi otra duda es si habra inversionistas para todo esto.,Te doy la razón con la apertura del parque que significa progreso y dinero para el estado ,no con el Casino en el Bingo, al revés,tenemos que sacar el Bingo de allí no agregarle más juego. Agradezco al diario digital del sr.Horacio Castelli la oportunidad de expresarme.

Comentarios cerrados.