NECOCHEA: Detuvieron 15 personas por una estafa al IPS

La defraudación rondaría los 44 millones de pesos. Los sospechosos cobrarían haberes como jueces y fiscales provinciales. Fueron trasladados a La Plata y hoy les tomarían declaración testimonial.

La justicia investiga una presunta “asociación ilícita” que operaría desde La Plata con vínculos en otras ciudades.

En Necochea, este lunes hubo más de veinte allanamientos y se concretaron quince detenciones de personas de Necochea y Quequén, todas mayores de edad.

Participaron de los procedimientos personal policial de Delitos Complejos y Crimen Organizado de La Plata con colaboración de sus pares de la Delegación de Drogas ilícitas y Crimen Organizado de Necochea.

La defraudación millonaria fue cometida durante 2013 y 2014 y la causa judicial hace más de cuatro años.

La investigación la lleva adelante la UFI N° 8 de Delitos complejos, a cargo del fiscal Hugo Tessón, producto de la denuncia radicada en 2015 por el entonces titular del IPS, Mariano Cascallares.

La operatoria se basaba en utilizar a personas de Necochea, Mar del Plata, Brandsen y La Plata, de condición humilde, a las que inscribían con las máximas categorías en el Poder Judicial.

Los supuestos líderes de las maniobras convenían con los beneficiarios de los haberes, que, al cobrar la jubilación “trucha”, debían repartir la plata con los integrantes de la organización delictiva.

Se supo que las personas cobraban como si fueran fiscales o jueces y repartían la plata también con empleados infieles del instituto de Previsión Social bonaerense.

Un vocero judicial indicó que “se cruzaron datos provistos por el IPS y una nómina de magistrados jubilados otorgada por el Poder Judicial y se verificó la existencia del cobro de haberes de manera apócrifa”.

La investigación la lleva adelante la UFI Nº 8 de Delitos Complejos, a cargo del fiscal Jorge Paolini, producto de la denuncia radicada en 2015 por el entonces titular del IPS, Mariano Cascallares.

La causa tiene seis detenidos y, gracias al aporte de la gestión del nuevo titular del IPS, Christian Gribaudo, los instructores judiciales pudieron avanzar en la pesquisa.

De acuerdo a lo que se ha podido avanzar, empleados del gobierno bonaerense, durante todo 2013 y hasta noviembre de 2014, llevaron adelante una asociación ilícita mediante la cual defraudaban al Estado de manera millonaria.

La operatoria se basaba en utilizar a personas de La Plata, Brandsen y Mar del Plata, de condición humilde, a las que inscribían con las máximas categorías en el Poder Judicial y con las que convenían que, al cobrar la jubilación trucha, debían repartir la plata con los integrantes de la banda.

Luego de la denuncia de Cascallares, el fiscal Paolini identificó a funcionarios del IPS y falsos beneficiarios y pidió la detención de seis personas que habrían causado un perjuicio al Estado de más de ocho millones de pesos.

Entre los detenidos hay un empleado del IPS, mientras que los otros cinco y el resto son “personas humildes y allegados de los organizadores de la banda, que prestaban sus nombres para obtener las jubilaciones truchas, a cambio de una pequeña suma de dinero”.

Implicados

Los imputados son Jorge Ariel Rodríguez Sueiro (42), empleado del IPS La Plata; Marta Susana Cabrera (50), empleada doméstica de Mar del Plata; Obdulio Eduardo Petraglia (57), vendedor ambulante, analfabeto; Dominga Libertad Vaccaro, empleada doméstica; Guillermo Gabriel Cendoya (53), pintor; y Julio Héctor Di Jorgi (50), cortador de pasto.

El resto de los procesados no fueron privados de la libertad porque tienen pedidos de eximición de prisión. Se trata de Ulises Valenti, jefe de mesa de entradas del IPS; Alejandro Avichelli, jefe de departamento del IPS, Gustavo Spaltro, empleado del IPS; Adriana Maisón, Mónica de Llanes; Alberto Witon, Alberto Rosell y Mario Pagano.

Para consumar la defraudación, los integrantes de la banda debieron contactar a personas que no figuraban con aportes al IPS, luego convencerlos de que tomaran parte en cada una de las defraudaciones, lograr que les brindaran sus datos personales y, finalmente, que concurrieran a la entidad bancaria a retirar grandes sumas de dinero, para su posterior reparto con los funcionarios infieles.

En los próximos días se podrá saber si la estafa contó con más protagonistas, lo que conllevaría el pedido de más detenciones.

ECOS DIARIOS Y HOY

Compartir noticia