EE.UU.: Ataque terrorista en Manhattan, mató a cinco argentinos

El grito “Alá es grande” resonó aterrador en vísperas de Halloween y desató pánico y muerte en Manhattan, en el corazón de Nueva York, cuando una furgoneta deliberadamente arrolló peatones y ciclistas.

Fiel al feroz estilo de Estado Islámico, un joven de nacionalidad estadounidense mató a ocho personas en su frenética embestida en una zona de ciclistas en Manhattan sur.

El agresor habría gritado “Alá es Grande”.

“Allahu Akbar”, el típico grito de los ataques del islamismo extremo habría resonado esta tarde en Nueva York, según informó la televisora NBC New York citando algunas fuentes no identificadas.

El grito y el modo del ataque, similar al empleado en varias ciudades europeas -transformando a un vehículo en arma mortal-, hizo pensar rápidamente en el Estado Islámico, a pesar de alguna tibia desmentida inicial.

Entre los fallecidos figuran un ciudadano belga y cinco argentinos. La Cancillería de Buenos Aires confirmó que pertenecía a “un grupo de amigos” de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe.

“Los cinco connacionales formaban parte de un grupo de amigos que celebraban el 30mo. aniversario del título obtenido en un instituto politécnico”, aclara la nota de la Cancillería.

“El gobierno manifiesta sus condolencias por la muerte de Hernan Diego Mendoza, Diego Enrique Angelini, Alejandro Damian Pagnucco, Ariel Erlij y Hernan Ferruchi a causa del dramático atentado terrorista de Nueva York”, precisa el comunicado, recordando que “Martin Ludovico Marro quedó herido y fue internado en el Presbiterian Hospital de Manhattan. Su vida no corre peligro”.

“No hay ninguna reivindicación del ataque en Nueva York, pero los modos, como el uso de un vehículo, están en línea con las directrices de ISIS (el Estado Islámico, NDR)”, afirmó, en los primeros momentos, Rita Katz, directora de Site, el portal que monitorea las publicaciones del fundamentalismo en Internet.

Poco después llegó la confirmación. “Fue un acto terrorista”, afirmó el alcalde de Nueva York, Bill De Blasio. Se trató de un acto “particularmente cobarde”, añadió.

La cadena NBC dijo que el agresor fue identificado como Sayfullo Saipov, de 29 años, y sería de Uzbekistán. Ingresó a Estados Unidos en 2010 tiene residencia en Tampa, Florida.

Se trata de “un lobo solitario”, afirmó el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

“No emerge un plan más amplio” de ataque y tampoco que haya otras persona involucradas en el atentado, agregó Cuomo ante la prensa.

De Blasio llamó a estar “alertas” en vísperas de Halloween, la celebración de Noche de Brujas, que aglutina a miles de personas en actos y celebraciones festivas a lo largo y ancho de todo el país.

“Otro ataque de una persona enferma y loca”, afirmó hoy el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al referirse al episodio sangriento a través de su cuenta de Twitter.

El asesino frecuentaba la mezquita de Paterson, en New Jersey, localidad donde vivía con su esposa y dos hijos.

La mezquita era vigilada desde 2006 por el criticado programa de vigilancia de la comunidad musulmana de la policía de Nueva York interrumpido en 2014.

Según los primeros datos, la furgoneta que embistió peatones y ciclistas en Manhattan tenía el logotipo de Home Depot, una popular cadena estadounidense de tiendas departamentales que comercializa artículos para la construcción y para el hogar.

El episodio ocurrió alrededor de las 15.15 de este martes cerca de las calles Chambers y West, informó The New York Times.

Cuando el conductor salió del vehículo parecía llevar un arma, dijeron testigos. Fue cuando, según una fuente, un policía le disparó. El conductor está detenido y fue llevado al hospital, aparentemente herido en una pierna.

Seis de las ocho víctimas perdieron la vida en la escena del crimen mientras que las otras dos, con ataques al corazón, murieron al llegar al hospital.

Además hay once heridos, que no tienen lesiones de riesgo mortal, pero fueron trasladados al hospital, dijeron fuentes policiales.

El agresor también embistió a un vehículo escolar, y en ese choque dos niños y dos adultos resultaron heridos.

“Sabemos que esta acción tuvo como objetivo socavar nuestro espíritu, pero también sabemos que Nueva York es resistente”, afirmó De Blasio.

“Ya hemos sido puestos a prueba, en un lugar muy cercano a la tragedia de hoy, pero Nueva York no se rinde”, agregó en directa referencia a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.(ANSA).

Compartir noticia