OPINIÓN: Leer el mensaje de las urnas

Por Miguel Abálsamo

Leer el mensaje del votante es tan importante para quien no gana como para quien lo hace, muchas veces es doblemente importante para quien triunfa, aunque el éxito siempre obnubila la razón del análisis y tapa las zonas grises.

Superar a Cambiemos, mucho más en nuestra región, con todo el mar de frente amarillo pintado a pleno era prácticamente imposible, Necochea no podía ser excepción.

La figura del doctor Arturo Rojas se erigió en la gran figura del sector, e incluso el diputado provincial Martín Domínguez Yelpo aprovechando la emoción  y el clima de un peronismo escondido para no ofender socios radicales  de la alianza a quienes no quieren mortificar demasiado, se animó a presentar al titular del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén como “el futuro candidato a intendente”, mientras la cara del correligionario Gonzalo Diez se quedaba sin muecas, ahuecado su perfil como quien esta sufriendo en silencio y no puede escupir el asado con las achuras listas.

La candidata a senadora Felicitas Cabretón aprovechó la volada (termino lunfardo equivalente a decir aprovecho el momento) para enfundarse en un discurso quasi cercano al sindicalismo ortodoxo, refiriéndose a Gerónimo Venegas, horas después de cerrado el comicio, cuando había sido escasamente nombrado durante la campaña, dejando concepto dulces para oídos “veneguistas” presentes, aunque no estuvieron todos.

Producto de la juventud divino tesoro lleno de aciertos y de errores adolescentes, alguien que ya es concejal del distrito, Graciana Maizzani, ya se acostumbrará a la madurez con el paso del tiempo y aprenderá que tiene una responsabilidad por delante como para gritar a los cuatro vientos… “es para López que lo mira por TV”. Un minuto de tribuna popular no se le niega a nadie, ya habrá camino de mayor adultez.

Lo difícil para Cambiemos no es ganar una elección, algo que estaba cantado en la coyuntura, lo difícil es lo que viene, como contener ambiciones, mostrarse juntos no como compromiso sino como parte de un proyecto, y la primera prueba de fuego será el Concejo Deliberante, algo simple que no se pudo cristalizar donde cada uno arma su rancho aparte.

¿Graciana Maizzani de la UCR será un bloque de Cambiemos conducido por un peronista o hará la gran doctor Alberto Esnaola?

Con una salvedad… hacer un bloque propio significa calidad intelectual, independencia política y sólidez ideológica, no todos lo tienen.

Todos deberán leer el significado de las urnas.

El mensaje de los votos

La lista nacional y provincial de Cambiemos sacó 33.000 votos y el candidato a concejal, doctor Arturo Rojas, 24.000. Matemática simple de primer grado, nueve mil votos cortados.

Sin embargo sumando las Paso de Rojas-Diez (27 votos entre ambos), tan sólo se fueron tres mil y monedas.

El mensaje dentro de la victoria igualmente obliga a su lectura.

El impulso amarillo esta en un momento donde acompañar significa ganar, tal cual aconteció en su momento con Alfonsín, Menem o  Cristina, sin dejar de lado el aporte de un candidato importante para el 2019 como Arturo Rojas.

Es el candidato más firme,es cierto, más luego de la elección dominguera pasada recientemente,sin embargo la presencia del radicalismo no es fácil de atar, allí nacen competidores, no sólo Gonzalo Diez, tal vez otros, porque en algún momento también en el viejo partido Centenario se impone la renovación.

Arturo tiene el dilema del día después que comienza hoy.

Su futuro en el Puerto, su arribó al Concejo Deliberante donde puede ser un titular del bloque o presidente del deliberativo, como también un soldado raso de la causa.

No olvidemos que la reciente elección dejo al partido del intendente doctor Facundo López con ocho concejales homogéneos y ocho de Cambiemos no tan firmes en un mismo accionar, con cuatro claves divididos por ahora en dos (Andrea Cáceres-“Nacho” Barrena) por Unidad Ciudadana y dos del ex Frente para la Victoria (doctor Jorge Martínez-doctora María Eugenia Ruiz), cuatro que serán decisivos a la hora de varias decisiones importantes que tendrá la vida distrital en dos años más.

Así como el ganador deberá leer el mensaje de las urnas, también el intendente Facundo  López, quien recompuso desde las Paso a la elección general muchos votos, creciendo casi un 50 % ,con un segundo lugar desplazando a Unidad Ciudadana quien lo había relegado al tercero anteriormente.

Hizo una muy buena elección teniendo en cuenta la realidad y la circunstancia del presente.

Sin embargo necesita urgentemente oxigenar su equipo de gobierno, se necesitan técnicos, y políticos, porque la Municipalidad no es una fabrica o empresa determinada sino un hecho político cotidiano con sapiencia técnica para cambiarle la realidad y mejorarle la calidad de vida al vecino.

El interior del distrito (Juan N. Fernández-La Dulce) no ha estado a través de sus dirigentes, ergo, delegados, a la altura de lo que el intendente realiza cada día en la gestión, son lugares del interior donde se puede ganar o perder, lo que no se puede es quedar relegado de la manera que se produjo tanto en las Paso como en la elección general.

Así como en Cambiemos hay mucho amontonamiento y poca unidad, en el gobierno del doctor López hay mucho por mostrar que no sale a la luz, falta de llegada al vecino común, cambios importantes en la ciudad que no han entrado como información  a la casa de cada vecino, como si sobrarán redes sociales y faltará calor social.

El oficialismo logró algo muy positivo, consiguió romper la polarización existente en la mayoría de los distritos, entre Cambiemos y Unidad Ciudadana, tarea imposible para casi todos.

Aquí, por la gestión del doctor López esa polarización no existió y el segundo lugar fue para el oficialismo.

Elección donde el vaso con agua quedó para ambos (Rojas-López) medio lleno y medio vacío.

Para el titular del Consorcio fue la crónica de una victoria segura, a diez mil votos de diferencia y consolidándose como candidato a seguro intendente del sector, sin embargo fueron nueve mil votos menos que la lista provincial y nacional.

Para el intendente fue sumar cincuenta por ciento de votos más que en las Paso en una lista donde él no fue candidato y con un dirigente nacional que en vez de traccionar bajaba acciones, Sergio Massa, sin embargo deberá pensar porque muchos vecinos no privilegiaron las realizaciones de su gestión en menos de dos años comparado con anteriores administraciones, quedando tercero en Juan N. Fernández y La Dulce, remotando Quequén y perdiendo lejos en mesas de Necochea, típico voto céntrico y de villa balnearia, de clase media.

A nadie escapa que una elección legislativa tiene poco que ver con una intendencia, donde se juegan otros factores, algo demostrado en el distrito de Necochea en varias oportunidades, como a nadie escapa que se producirán reacomodamientos de posicionamientos en el corto plazo, donde el intendente tiene a la vista ejes fundamentales, como prioridad avanzar rápidamente en decisiones que el distrito necesita, situación del Casino, terminación de  obras que ya están en marcha, natatorios municipales, terminal de ómnibus ,necesidad urgente de modernizar la iluminación de una ciudad que parece triste y  apagada cuando se impone la modernización en ese sentido, insistir con la gran obra de la Planta de Efluentes Cloacales, esto y mucho temas  más que no deben detenerse, por el contrario, deben activarse sin perdida de tiempo.

Las elecciones legislativas definen eso, los diez concejales nuevos que asumirán el diez de diciembre, el proyecto municipal no se resiente ni se detiene por una elección de medio termino sea cual fuere el resultado, análisis que sirven para ratificar o rectificar rumbos..

Ganar no significa subirse al podio y colocarse los laureles,  perder no es el sinónimo de un hecho imposible de revertir.

Lo importante de los dirigentes es hacer una lectura correcta del mensaje que entregó las urnas, no confundir un apoyo momentáneo con un cheque en blanco.

Compartir noticia