CATALUÑA: Diálogo antes que independencia

El presidente catalán, Carles Puigdemont, dejó hoy en suspenso la declaración de independencia de Cataluña para abrir un diálogo con el gobierno español, que este rechaza fuera de la ley.

Puigdemont pronunció un discurso ambiguo en el parlamento catalán en el que primero proclamó la independencia en virtud de la victoria del “sí” en el referéndum independentista del pasado 1 de octubre, celebrado sin ninguna garantía, para a continuación decir que deja en suspenso sus efectos.

“Asumo presentar los resultados del referéndum para que el mandato del pueblo de Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república”, dijo Puigdemont, tras lo que se escucharon aplausos en el hemiciclo y entre las miles de independentistas que seguían por pantalla su intervención cerca del parlamento catalán.

A continuación añadió: “Y con toda solemnidad propongo que el parlamento suspenda los efectos de la declaración de independencia a fin de que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada”.

Estas palabras causaron decepción en los independentistas concentrados, que comenzaron a abandonar el lugar.

Puigdemont justificó la suspensión de los efectos diciendo que desde el 2 de octubre “se han puesto en marcha diferentes iniciativas de mediación, de diálogo y negociación a nivel nacional e internacional”.

Tras escuchar a Puigdemont, el presidente español, Mariano Rajoy, convocó para mañana un Consejo de ministros extraordinario para “abordar los próximos pasos” e insistió en que el diálogo “se hace dentro de la ley”, dijo la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Tras la sesión parlamentaria Puigdemont y el resto de los diputados de su grupo parlamentario y de su socio, el anticapitalista CUP, firmaron en un auditorio junto al parlamento una declaración de independencia sin efectos jurídicos.

“Es un acto de voluntad política. No tiene efectos jurídicos porque además se ha firmado fuera de la sede parlamentaria”, dijo Jordi Sánchez, presidente de la entidad independentista Asamblea nacional de Cataluña (ANC). En el texto se afirma “la voluntad de negociaciones con el estado español que habrán de ser en un plano de igualdad” y además apela “a la comunidad internacional a reconocer la República catalana como un estado independiente”. El partido anticapitalista CUP, socio del gobierno de Puigdemont, se mostró defraudado ya que “hoy tocaba proclamar solemnemente la República catalana y hemos perdido la ocasión”.

La diputada de la CUP Anna Gabriel dijo en el parlamento que “la proclamación de la República no ha llegado como queríamos” y que, a su juicio, “no se pueden suspender los efectos” y anunció que “seguiremos luchando por la República”. Los partidos de la oposición en el parlamento catalán pidieron a Puigdemont que convoque a elecciones regionales y que “diga que este parlamento no ha declarado una independencia”.

Así se lo dijeron la líder de la oposición en Cataluña, la centrista Inés Arrimadas (Ciudadanos), y el socialista Miquel Iceta, quien afirmó que “la única salida son unas elecciones al parlamento” y consideró que “no se puede suspender una declaración que no se ha tomado”. Iceta instó a Puigdemont “que diga que este parlamento no ha declarado una independencia”.

Los partidos independentistas obtuvieron el 48% de los votos en el parlamento catalán en las elecciones regionales de 2015, frente al 52% de los no independentistas. (ANSA).

Compartir noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *