OPINIÓN: Sin trabajo, no hay justicia social

Por Andrea Caceres*

Retomando los ejes de la campaña del mes de agosto; sostenemos que Necochea es una ciudad que excluye; que no garantiza el derecho a la ciudad. Como también dijimos en la anterior campaña, Necochea no registra planificación, y aquello que se realiza o se plantea como proyecto posible; está monopolizado por intereses económicos privados.

Observamos también en nuestro núcleo urbano una situación de crisis ambiental, laboral y habitacional. Todo esto en un contexto en el cual crecen la desigualdad y la fragmentación, como consecuencia del impacto de las políticas de ajuste y precarización nacionales y provinciales, y la ausencia de políticas locales que al menos atenúen los efectos de dichas medidas.

Frente a este escenario, nos planteamos el concepto de derecho a la ciudad, el cual utilizamos en un sentido muy amplio; y no como concepto jurídico. Derecho a la ciudad como paradigma; como modelo, como proyecto en permanente construcción colectiva; y que tiene como objetivos: la integración socio – urbana (social y territorialmente inclusiva); una ciudad segura; una ciudad equitativa; una ciudad sustentable. En síntesis, una ciudad integrada con prevalencia y expansión de lo público sobre lo privado. Esta idea del derecho a la ciudad, tiene como uno de sus núcleos el entender la ciudad como propiedad de sus ciudadanos.

El principio básico que guía nuestra propuesta y nuestra conceptualización es la Justicia Social para conseguir que todos los habitantes del distrito accedan a condiciones de vida dignas. También está claro que el derecho a la ciudad como lo concebimos; pone especial énfasis en los más débiles. Uno de los objetivos centrales es garantizar la igualdad de oportunidades; y que todos los que habitan la ciudad tengan acceso a un patrón de vida adecuado.

Como ya hemos planteado a lo largo de nuestro proyecto de ciudad integrada e inclusiva, uno de los ejes y organizadores de la vida social es el trabajo .En un contexto nacional y provincial de políticas de destrucción del empleo y licuación del salario ( precarización laboral y precarización del bolsillo) es necesario que desde las políticas municipales se generen medidas y acciones que atenúen los efectos negativos de estas políticas y que sean capaces a partir de una concepción de un estado municipal presente y activo de promover el trabajo y la producción local.

Nuestra idea no es proponer una o dos medidas aisladas o desconectadas sino un conjunto articulado de herramientas que además están integradas en una concepción de ciudad y estado que hemos desarrollado en Derecho a la Ciudad y en la campaña de Agosto.

1)         Sistema de ventanilla única de proyectos productivos y comercio , que tendrá como objetivo simplificar trámites y que comercios y pymes puedan realizar diferentes gestiones administrativas sin necesidad de concurrir reiteradamente al municipio.( Concepto de facilitar y desburocratizar) Esta idea puede funcionar para habilitaciones, factibilidad de locaciones ,categorizaciones ,constancias de habilitación y certificados de habilitación definitivos.

2)         Incentivos fiscales (obtención de crédito fiscal) para comercios y pymes que inviertan, se expandan y generen empleo estable y de calidad en el distrito. Sería algo así como un régimen de promoción de desarrollo económico y creación de empleo que contemplaría compensaciones (vía crédito fiscal) a aquella empresas, comercios y pymes que presenten proyectos de inversión o ampliación de la capacidad instalada. Se buscaría además, priorizar las iniciativas que generen valor agregado, empleo estable, y sean sustentables desde lo económico, financiero, social y ambiental. También sería deseable se busquen mecanismos similares para los sectores de la economía social cooperativas y recuperadas.

3)         Incentivos fiscales para empresas y pymes que capaciten a sus trabajadores. Esta propuesta es muy interesante ya que podría articular y convocar a los diferentes actores de la producción y el sistema educativo convirtiendo al municipio en articulador de la relación entre diferentes empresas y pymes y por ejemplo la UNICENy el instituto 31.

Confluyen en esta propuesta el valor que le damos al trabajo y a la educación y la necesidad de relacionarlos de modo inteligente y dinámico. El objetivo es promover el empleo de calidad, la capacitación de los trabajadores e incentivar a empresa y pymes a que puedan acceder y generar proyectos de formación y capacitación de sus trabajadores. La vía o herramienta sería el crédito fiscal. Y la propuesta es una herramienta para pymes y empresa (agregar comercios) Sería interesante lo relacionado también con turismo y gastronomía) a que aumenten, las competencias laborales de sus trabajadores. Es promover la cultura de la capacitación en el trabajo.

La última de las propuestas (pero para nada la menos importante) es el compre local. Compre Necochea.

Aquí dos ideas, una, que el municipio, cuando realiza compras de insumos o productos, priorice y privilegie empresas pymes y comercios locales. La otra, generar un ámbito (real o virtual) donde puedan vincularse oferentes y demandantes locales, de modo de generar un aumento del comercio intralocal.

*(Candidata a Concejal de Unidad Ciudadana)

Compartir noticia