HURACANES: Los paraísos se vuelven infierno

Irma golpea en el Caribe y no hace distinciones, por lo que los ricos y famosos que han elegido las islas de la región para montar sus paraísos allí tiemblan y se guarecen como pueden.

Millones de mansiones y viviendas y, en algunos casos, islas enteras del Caribe, propiedad de famosos y magnates están a merced en estas horas de un huracán feroz de intensidad 5, la máxima en la escala, con lluvias torrenciales y vientos de casi 300 kilómetros por hora.

Incluso el mismísimo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con varias propiedades en Florida y el Caribe, no está fuera de la trayectoria de furia de Irma. Su finca paradisíaca de Saint Martin, de once habitaciones, fue golpeada por el ciclón y sufrió algunos daños.

También está en la mira del ojo del huracán la casa de invierno de Trump en Mar-a-Lake, junto con varios campos de golf y otras viviendas de su propiedad en la península de Florida.

Paraísos para de paz y privacidad, las islas del Caribe son uno de los destinos favoritos de las estrellas de Hollywood y no sólo para vacaciones sino también como “segunda” morada. Richard Branson, el multimillonario del conglomerado Virgen, es propietario de la isla Necker en Islas Vírgenes Británicas.

Fue allí donde recibió recientemente al expresidente Barack Obama y ahora lo sorprendió en huracán Irma allí, por lo que tuvo que guarecerse con todo su personal en el sótano de la casa, como él mismo escribió ayer en las redes sociales.

Asimismo, el actor John Travolta tiene una casa en un lugar que parece escapado de “La mil y una noches” en Bahamas: una imponente propiedad donde es capaz de aterrizar su Boeing, despuntando sus dotes de piloto. Allí en las últimas horas el paso del huracán no da tregua.

Las Bahamas es uno de los destinos favorito de las celebridades. También allí veranea el afamado actor Nicolas Cage, dueño de una isla de 16 hectáreas, mientras que el ilusionista David Copperfield posee también una isla privada, Musha Cay, en el sur del archipiélago.

Oprah Winfrey tiene también una mansión en Antigua. Bruce Willis, Keith Richards y Donna Karan prefieren las impactantes Turks y Caicos, donde han comprado casas durante años en el mar muchas estrellas del cine estadounidense y británico.

La francesa Saint Barth es el más privilegiado destino de los multimillonarios, con sus centros turísticos y su puerto pintoresco, donde la furia frenética de Irma ayer hizo de las suyas.

La isla subió a las crónicas periodísticas en la década de 1950 cuando el magnate David Rockfeller adquirió una inmensa propiedad allí, atrayendo a otros multimillonarios desde Ford a Rothschild. Un aura que aún domina en la isla y que a Irma no le importó. (ANSA).

Compartir noticia