EEUU: Sin tregua, tras Harvey llegan Lidia e Irma

La tormenta tropical Lidia causó hoy estragos en el centro veraniego de Los Cabos, noroeste de México, al irrumpir con toda su furia, con vientos de 100 a 120 kilómetros por hora, provocando la muerte de al menos 4 personas y el derrumbe de dos edificios y dos puentes.

Cuatro personas perecieron, una ahogada, dos electrocutadas y un bebé arrancado de los brazos de su madre cuando caminaba sobre una corriente de agua, informó el alcalde de Los Cabos, Arturo de la Rosa. Al menos 300 pobladres tuvieron que ser evacuadas antes de colapsar los inmuebles en la localidad de Chulavista, en Cabo San Lucas, señaló el Comandante de Bomberos Juan Carbajal.

Se viven “momentos muy críticos” por la impetuosa lluvia de las últimas horas y “hubo personas lesionadas” pero no se descartan “situaciones más graves”, afirmó Carbajal al sitio digital del diario capitalino Reforma.

Los edificios que se vinieron abajo en horas de la madrugada fueron construidos en el arroyo Salto Seco que desemboca directamente en el Mar de Cortés, y nace en la Sierra La Laguna, señaló el jefe de los bomberos.

“En ese mismo conjunto habitacional, la constructora hizo las edificaciones muy cerca del lecho del arroyo, llovió bastante y socavó los cimientos, los edificios se vinieron abajo”, indicó.

En tanto, dos puentes que unen a los paraísos turísticos de Los Cabos y San José del Cabo, ampliamente visitadas por visitantes estadounidenses, se derrumbaron y hubo bloqueos en la llamada Carretera Transpeninsular que también comunica ambas localidades.

Se estiman que unos 20.000 turistas se tuvieron que refugiar en los hoteles, y el gobierno municipal de Los Cabos habilitó 1o albergues donde fueron evacuadas unas 2.500 personas, según el ministerio de Gobernación.

El fenómeno meteorológico levantó olas de hasta seis metros de altura, lo que obligó a cerrar todos los puertos y los aeropuertos de Los Cabos, así como los de las ciudades vecinas de La Paz y Cabo San Lucas, lo que obligó a cancelar más de 82 vuelos nacionales e internacionales.

El fenómeno afectará a 21 estados del país, sobre todo Baja California Sur, Baja California, Sinaloa, Sonora, Colima, Nayarit, Jalisco y Michoacán, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional.

A las 7:00 horas locales (12:00 GMT), tiempo del centro de México, la tormenta tropical se localizaba a cinco kilómetros al este de Santa Fe, y a 70 kilómetros al oeste del puerto de La Paz, al sur de la península de Baja California por lo que su arribo a tierra se estima que haya ocurrido menos de una hora más tarde. Con vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora y rachas de 120, su desplazamiento es de unos 13 kilómetros hacia el noroeste.

El director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez y el Coordinador Nacional de Protección Civil, Felipe Puente, señalaron que desde ayer brigadas de auxilio realizaron recorridos por diversas aldeas pesqueras de las costas para evacuarlos de manera preventiva.

Las autoridades mantienen la “alerta roja” en el centro de Baja California Sur y costa norte de Sinaloa y naranja para el norte de Baja California Sur, sur de Baja California, y costa sur de Sonora.

Puente lanzó un llamado a la población de la zona de influencia de la tormenta para “extremar precauciones por lluvias extraordinarias” con granizadas y tormentas eléctricas y dijo que se deben tomar precauciones por los fuertes vientos capaces de derrumbar árboles o postes de energía y dañar techumbres de viviendas precarias, así como carteles publicitarios.

Para la navegación se ha alertado a las embarcaciones a fin de evitar salir a mar abierto sobre todo las pequeñas, en el Golfo de Baja California, llamado también Mar de Cortés y para restringir las actividades acuáticas y estar atentos al nivel de los ríos y los cruces por algunas rutas.

Se teme que haya algunas avalanchas y bloqueos de carreteras que podrían aislar algunas poblaciones. (ANSA).

Compartir noticia