EDUCACIÓN: Universidad cerca de la región

La semana pasada Alfredo Lazzeretti, histórico dirigente del partido Socialista, logró sumar la mitad más uno de los votos de los asambleístas y se convirtió en el nuevo rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp).

Por lógica, su figura -ya muy reconocida-, emergió aún más en los días subsiguientes en todo el ámbito académico local. Desde esta primavera del 2017, su nombre marcará el rumbo de la casa de altos estudios marplatense en los próximos años, con todo lo que eso significa. En diálogo con 0223, Lazzeretti habló en primera instancia sobre dos de los principales objetivos para su gestión.

“Por un lado queremos tener una fuerte integración con el sudeste bonaerense, creemos que esta base que tenemos en los municipios vecinos, fundamentalmente en Balcarce y en la localidad marchiquitense de Santa Clara del Mar, tenga una mirada aún más amplia.

En la medida en que nos vinculemos con más organizaciones públicas de la región, podremos recoger demandas, conocer los intereses sobre nuevas carreras y pensar en avanzar en forma semi presencial, ahora que la informática nos posibilita hacerlo”, razonó.

Consultado por lo que han logrado en tal sentido otras casas de altos estudios bonaerenses como la de La Plata o la del Centro, el nuevo rector separó los tantos: “En su calidad de universidad decana, La Plata atrajo históricamente a los jóvenes de muchos sitios. Y la del Centro desde su propio nombre así lo plantea. Nosotros queremos tener una mirada amplia al sudeste bonaerense. Hay muchos estudiantes por captar, hay que fomentar su ingreso en Villa Gesell, Pinamar, Necochea”, reconoció.

En relación a la otra gran aspiración para el porvenir, Lazzeretti contó: “Será nuestra otra gran pincelada, tener un fuerte compromiso social. Tenemos que lograr una integración con la gente.

Estar presente en aportar diagnósticos y solucionar problemas de la comunidad, con fuertes actividades de extensión universitaria, incluir prácticas en las carreras y continuar con el desarrollo de los centros de extensión. Actualmente tenemos ocho, tres que están en otras ciudades, queremos ampliarnos más”, afirmó.

Sobre lo que viene para la UNMdP para tiempos que irán incluso más allá de su permanencia en el rectorado, Lazzeretti no se olvidó de destacar la intención de “mejorar en lo metodológico y recuperar la planificación estratégica”. “Debemos imaginar cómo será la universidad en el 2030”, valoró.

Al respecto de Diego Rodríguez y Enrique Romanín, sus rivales en las recientes elecciones, el nuevo rector entendió: “Hablamos de una cuestión participativa, luego de partir de una confrontación democrática. Más allá de miradas distintas, los puntos en común son ciertamente muchos, los denominadores comunes apuntan a una suerte de políticas de Estado. Vamos a tratar de asumir ese desafío, estamos convencidos de que es posible y muy orgullosos del proceso electoral que vivimos, en el que participaron cerca de 20 mil personas con debates programáticos y una universidad que siempre era más que todos nosotros. Se logró un gran transparencia en el mecanismo”, resaltó.

Para el final, un párrafo aparte sobre lo que podría reparar la continuidad del partido Socialista en la conducción principal del rectorado. “La construcción de esto no es partidaria. No todos los que integran nuestro grupo confluyen en el movimiento. Más allá de que yo nunca voy a renegar del lugar al que pertenezco, es un reduccionismo pensar en esos términos. Lo que hemos hecho es un acuerdo”, concluyó.

Compartir noticia