EDITORIAL: Producimos mucho, recibimos poco

Por Horacio Castelli

Lo que es para la Provincia de Buenos Aires en la coparticipación nacional, lo es para Necochea en la coparticipación Provincial.

Nuestro distrito produce mucho más de lo que recibe como coparticipación, entrega su infraestructura para que gran parte de la producción del centro, sur y sudeste de la provincia de Buenos Aires salga hacia el exterior e ingresen millones de dólares.

De esos ingresos, Necochea no ve prácticamente nada más que desgaste de su infraestructura, contaminación ambiental y sonora; el dinero fluye hacia la macrocefálica Ciudad de Buenos Aires, pasando una parte por la ciudad de La Plata.

Hasta que nuestros dirigentes y funcionarios no trabajen mancomunadamente, será imposible pensar un distrito pujante, que con sus propios recursos resuelva sus problemas y decida su futuro.

Nuestros intendentes desde hace años deben peregrinar por todas las dependencias imaginables en La Plata y CABA para mendigar algunas obritas que nos mejoren nuestra calidad de vida.

Esto no es justo, los necochenses en su conjunto (Quequén, Juan N.Fernández, La Dulce, Ramón Santamarina, Claraz, Lumb, La Negra), ponemos nuestro distrito para que el resto de la provincia y el país se beneficien.

Por supuesto que otros distritos participan con su parte en la renta general, pero la situación de nuestro distrito es complejo, como le debe ocurrir a distritos que tienen puertos y que ven pasar las mercaderías, pero no los dividendos.

Hace décadas, si alguna vez lo pudieron hacer nuestros mayores, que los habitantes del distrito no podemos decidir sobre una obra importante porque no tenemos recursos.

Lo que se cobra de tasas municipales apenas alcanza para pagar los sueldos y los insumos que se ofrecen como salud principalmente, recolección de residuos y no mucho más.

Es una deuda pendiente que tenemos como sociedad y como habitantes de un distrito que contribuye a la riqueza bonaerense y recibe muy poco a cambio.

Incluso se han quitado servicios provinciales y nacionales para destinarlos a otras ciudades vecinas sin que pudiéramos hacer nada para impedirlo.

Muchas veces nos hemos echado la culpa a nosotros mismos, pero la realidad que las decisiones se adoptan a 500 kilómetros de distancia y no podemos esperar a que alguien de forma particular tenga influencia sobre decisiones gubernamentales a nivel provincial o nacional porque eso es pan para hoy y hambre para mañana.

Debemos posicionarnos como sociedad y exigir lo que nos corresponde, sin quebrantar las leyes existentes, pero con la firmeza que nos da la realidad de la economía y las actividades que aquí se desarrollan.

No puede ser que debamos mendigar la reconstrucción de una Terminal de Ómnibus, pavimentación de cuadras, la construcción de una planta de efluentes, etc.

Si el dinero que se produce en el distrito tuviera una coparticipación correcta, no deberíamos pedir a nadie lo que nos corresponde, lo podríamos hacer con recursos propios.

Nos debemos una fuerte discusión al respecto, porque un distrito tan rico como el nuestro no puede ser un mendigo de las decisiones de La Plata o Buenos Aires.

Necochea produce mucho y debe recibir en consecuencia. No más, pero tampoco menos, como recibe en la actualidad.

Compartir noticia