CATALUÑA: Referéndum y riesgo de colapso económico

El Banco de España avisó hoy por primera vez del riesgo económico que pueden desatar las “tensiones políticas” de Cataluña a raíz del referéndum independentista, mientras que el gobierno catalán instó a la Comisión Europea a mediar en el conflicto.

En sus previsiones publicadas hoy, el Banco de España señala: “En cuanto a los riesgos que rodean a las proyecciones de crecimiento del Producto interior bruto (PIB), en el plano interno, las tensiones políticas en Cataluña podrían afectar eventualmente a la confianza de los agentes y a sus decisiones de gasto y condiciones de financiación”.

De momento solo se trata de “un riesgo futurible” pues “en la actualidad no se está notando en los mercados”, dijo Pablo Hernández de Cos, director del servicio de estudios del Banco de España.

En caso de tener impacto, comenzaría afectando a la prima de riesgo soberana y después al resto de tipos de interés. De momento, el Banco de España mantiene la previsión de crecimiento para el país este año en el 3,1% frente al 3,2% que creció en 2016.

Por otro lado y según publica hoy el diario El País, fondos de inversión y empresas extranjeras están comenzando a paralizar sus inversiones en Cataluña ante la incertidumbre de la situación. Varios despachos de abogados están recibiendo peticiones de informes jurídicos y financieros sobre el impacto de la ley del referéndum y la ley de transitoriedad, que sienta las bases de una Cataluña independiente, aprobadas por el parlamento catalán y suspendidas por el Tribunal Constitucional.

Algunas empresas, según esta información, han decidido congelar inversiones y en algún caso las han descartado.

La patronal catalana también se ha referido sin citar casos concretos a inversiones paralizadas. Según el ministro español de Economía, Luis de Guindos, las agencias de calificación ven remota una independencia de Cataluña.

Por otro lado, tanto el gobierno catalán como la alcaldesa de Barcelona instaron hoy a la Comisión Europea a mediar en el conflicto.

El consejero catalán de exteriores, Raul Romeva, declaró al pedir en Bruselas su intervención que, de lo contrario, “está en riesgo la credibilidad de las instituciones europeas”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lanzó la misma petición en un artículo publicado en el diario británico The Guardian.

En el texto Colau insta a la Comisión Europea a que “abra un espacio de mediación” entre los gobiernos español y catalán “para encontrar una salida negociada y democrática”.

La mayoría de la población catalana (cerca de un 80%, ndr) “quiere votar, pero no desea un choque de trenes de consecuencias imprevistas”, escribe en el artículo.

Antes que ellos, más de 400 sacerdotes catalanes enviaron una carta al Papa Francisco para solicitar su mediación en el conflicto. (ANSA).

Compartir noticia