AGRO: El campo reclama por ganancias

Desde Federación Agraria Argentina exigen que AFIP revise su política tributaria destinada al sector agropecuario. Macri en la mira de los productores bonaerenses.

Con amplias superficies de establecimientos productivos perjudicados por las inundaciones, las entidades gremiales del sector rural realizan múltiples gestiones a nivel municipal, provincial y nacional para que los productores reciban asistencia. En este camino, si bien el anuncio de la gobernadora María Eugenia Vidal sobre el inicio de las obras para la Cuenca del Salado fueron bien recibidos, su impacto no será inmediato.

La cadena de valor agroindustrial atraviesa una situación que suma varios puntos preocupantes. Al factor climático se añaden una tendencia bajista en el precio de los granos a nivel internacional, las dificultades para trasladar la producción y la presión impositiva, un reclamo de larga data por parte de los productores.

En relación a este último punto, desde Federación Agraria Argentina emitieron un comunicado que describe la actual situación de las zonas inundadas y piden que el Gobierno tome cartas en el asunto. En el documento, los federados señalan que la peor situación se atraviesa en 29 partidos bonaerenses y 14 departamentos de La Pampa, en donde los suelos saturados con falta de piso y caminos anegados perfilan un panorama negativo para la próxima siembra gruesa.

En esta instancia, advierten que las autoridades nacionales deben enfocar sus esfuerzos en auxiliar a los pequeños y medianos productores. “No queda más tiempo, la emergencia de nuestros representados no puede ser vista en función del impacto en las arcas de la economía nacional”, enfatizaron.

En sintonía con estimaciones de otras entidades rurales, FAA calcula que la superficie afectada se ubica sobre las 5,5 millones de hectáreas, con gran mortandad de terneros, lluvias que afectan el desarrollo del trigo y cebada, entre otros puntos. Por su parte, el Gobierno bonaerense aun no efectuó cálculos sobre las pérdidas originadas por los excesos hídricos.

Pero uno de los temas que causa preocupación en el sector es la presión impositiva, un tema que genera una gran tensión entre el oficialismo y el sector productivo. “Es necesario que la AFIP se pronuncie en favor de los productores en tema de anticipo de Ganancia”, remarcaron, sin dejar dudas. Desde la entidad señalan que este tributo perjudica de manera notable a los productores, porque deben abonarlo sin contar con garantías de poder levantar su cosecha.

Una vez más, la cuestión impositiva profundiza las diferencias entre el sector rural bonaerense y el gobierno de Mauricio Macri, en el contexto de una provincia pasada por agua y con productores que tienen cada vez menos paciencia.

Compartir noticia