EDITORIAL: La basura, una discusión necesaria

Por Horacio Castelli

La recolección de residuos debe municipalizarse y el manejo final de los residuos convertirse en un importante ingreso económico para la comuna.

Las recomendaciones internacionales y los ejemplos a nivel nacional e internacional avalan esta premisa.

El ahorro en el pago a una empresa privada para que recolecte la basura, la injerencia directa por parte del Municipio de la salubridad pública y el manejo económico de los residuos es la tendencia.

Varios municipios decidieron hace años la recolección municipal de los residuos sin modificar el status sindical de sus trabajadores, quienes se vieron beneficiados con coberturas de seguridad superiores y el distrito bajó un 53% por ciento los gastos.

Países como Suecia están adquiriendo los residuos de los países vecinos porque necesitan mayor cantidad para la producción final del manejo de la basura y logró ya incinerar solo el 1%.

Necochea es una ciudad, junto a Quequén, en crecimiento, y tiene meses de alta ocupación lo que dificulta el manejo de los residuos.

A pesar del anuncio de la empresa recolectora local, de la construcción de galpones de separación de residuos, no es suficiente y hoy en día la basura se tira a cielo abierto.

Las actuales autoridades han tenido varios conflictos con la empresa y le han exigido la rápida solución a este problema, pero eso no alcanza. porque el manejo logístico no lo tiene el municipio.

Para una mejor salubridad es necesario, indispensable diría, la separación de la basura en cada domicilio, la recolección en distintos días de lo orgánico y lo inorgánico en bolsas diferenciadas con distintos colores.

La concientización de la comunidad es esencial para que este tipo de programas tenga éxito, mantenerlo en el tiempo y sumarlo a las enseñanzas que se transmiten en las escuelas.

No es la primera vez que planteo esta situación, y se deberá trabajar en serio en la implementación de la municipalización de la recolección y manejo final de los residuos si queremos ser, de una vez por todas, una ciudad y sociedad modernas.

En los lugares más organizados, como el distrito de Laprida, la basura ha dejado de ser un problema para convertirse en una virtud, generando ganancias importantes.

Sabemos que las arcas municipales siempre son deficitarias, que la carga impositiva y de tasas sigue en aumento y que los ciudadanos no tienen más recursos para volcar en el estado.

Por eso, el planteo de generar riquezas genuinas, directas y positivas. No es una cuestión dogmática sino pragmática y que ya está siendo utilizada en muchos lugares del mundo con resultados excelentes.

Negarse a realizar acciones en positivo que beneficien a la comunidad por desconocimiento, miedo, intereses o dejadez no tiene sentido.

En una etapa de definiciones deliberativas donde ingresaran en diciembre de este año 10 concejales nuevos al Concejo Deliberante de Necochea, se convierte en buen  un momento de discutirlo en plena campaña electoral, porque cuando hablamos de municipio lo mencionamos en su conjunto: Ejecutivo y Deliberativo.

La basura es una oportunidad de cambiar la ecuación negativa de la economía municipal. De eso no hay ninguna duda.

Compartir noticia