SALUD: El cannabis medicinal sigue sumando adherentes

La provincia de Buenos Aires se adhirió a la Ley Nacional 27.350 que ampara el uso medicinal del aceite de cannabis para el tratamiento de ciertas patologías y establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica de la planta y sus derivados.

La ley nacional, que fue sancionada el 29 de marzo por el Senado, preve en su primer artículo “un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico o paliativo del dolor de la planta de Cannabis y sus derivados, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud”.

También contempla la creación de un “Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales”, que deberá funcionar bajo la órbita del Ministerio de Salud y, de esa manera, “garantizar el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del Cannabis” a quienes lo requieran e “investigar los fines terapéuticos y científicos de la sustancia”.

Uno de los puntos más cuestionados de la ley es que no contempla el auto-cultivo de cannabis, por lo tanto el Estado deberá ser el garante de proveer el componente y el Poder Ejecutivo será en el encargado de nombrar a la autoridad de aplicación. Para el cultivo y preparación de la sustancia, se preve que los nombrados sean el Conicet y el INTA.

En ese marco, el artículo 7 del proyecto autoriza a la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) a importar aceite de Cannabis y sus derivados hasta que el Estado este en condiciones de proveer. Asimismo, “se priorizará y fomentará la producción del aceite a través de los laboratorios públicos nucleados en la ANLAP (Agencia Nacional de Laboratorios Públicos)”.

Entre las patologías que pueden tratarse con el aceite de cannabis se encuentran la epilepsia refractaria, dolores crónicos y fibromialgías, entre otras.

Compartir noticia