SALUD: Esperanza para niños con leucemia

Un estudio científico italiano demostró la eficacia de utilizar un “gen suicida” para mejorar los trasplantes de células estaminales de donantes para niños con enfermedades hematológicas malignas, como la leucemia, u otras patologías graves benignas como la talesemia y la anemia.

Para demostrar la validez del nuevo método innovador se hizo una investigación internacional coordinada por el Hospital Pediátrico Niño Jesús de Roma.

Los resultados se presentaron en el Congreso de la Asociación Europea de Hematología (EHA), en Madrid, donde el procedimiento fue seleccionado entre los seis mejores trabajos presentados.

El coordinador del grupo profesional fue Mattia Algeri, de 33 años de edad, onco-hematólogo pediatra en el Niño Jesús.

“El estudio involucró a 98 pacientes en Estados Unidos y Europa con una edad promedio de 4 a 8 años, el paciente más chico tenía tres meses y el mayor de todos, 18”, contó Algeri a ANSA. Se trató de un gran paso adelante y las razones resultan simples de enumerar.

“Hasta hace pocos años atrás el trasplante de estaminales en estos niños era posible solamente con un donante compatible.

Luego llegó el trasplante de donantes parcialmente compatibles, los padres, en el que se empleaban las estaminales eliminando los linfocitos no compatibles. Sin embargo, con esta última técnica era alto el riesgo de que el niño desarrollara un estado de inmunodeficiencia con peligro de infecciones serias”, agregó.

Aquí surgió la vuelta de tuerca que implicó el “gen suicida”: “Nuestro enfoque prevé una selección de los linfocitos del donante antes de que se realice el transplante; los linfocitos elegidos son modificados genéticamente con un gen suicida”, explicó el especialista italiano.

“Se trata del gen Caspase-9, que permite ‘desconectar’ los linfocitos en el momento en el que deberían determinar reacciones adversas en el paciente trasplantado”, amplió.

Los linfocitos modificados son introducidos en los pequeños pacientes a dos semanas del trasplante de estaminales: “Si al tiempo provocan reacciones negativas, a los pacientes se les suministra una particular y nueva molécula, Rimiducid, que empuja a los linfocitos dotados con el gen ‘suicida’ a la autoeliminación”, prosiguió.

Este método “tiene el objetivo de acelerar la reconstitución de la respuesta inmunológica en los niños tras las intervenciones, pero a la vez hace posible ‘desconectar’ los linfocitos en caso de daños”, aclaró Algeri.

De esta manera el paciente infantil que no presentó reacción adversa al trasplante, y ya disparó la producción de linfocitos propios no queda ‘descubierto'”, contó.

“Con seis meses de seguimiento la mortalidad por causas ligadas al trasplante fue equivalente a cero en los 61 pacientes europeos y del 5% sobre el total de 98 pacientes”, puntualizó respecto de los más que positivos resultados.

El Congreso de la EHA, al premiar el procedimiento, destacó que “mejora la seguridad y la eficacia de los trasplantes de estaminales para los pacientes pediátricos”.

“Ahora el próximo objetivo es verificar la eficacia de los linfocitos modificados también en la prevención de la recaídas por leucemia”, explicó el jefe de investigadores.

“Es un reconocimiento a la investigación italiana y, sobre todo, una buena noticia para los pacientes”, concluyó Algeri. (ANSA).

Compartir noticia