OPINIÓN: Dirigentes que proyectan nuestro distrito al mundo.

Por Miguel Abálsamo.

El mundo no tiene barreras, son negocios comerciales, intercambios, relaciones permanentes y aperturas a los mercados, seduciendo inversiones.

Ya los tiempos del “vivir con lo nuestro…”, mirarnos para adentro, ser intra muros, quedarnos en los viejos tiempos han dejado de ser, basta con observar los nuevos modos tecnológicos, modernizaciones permanentes, globalización imparable y contactos al minuto en todo el planeta.

Una sociedad del conocimiento es la actual, economía global, desarrollo entre países, capitalismo, para lo cual deben haber estrategias para un mundo sin fronteras y dirigentes visionarios, actualizados que sepan mostrarle al mundo las posibilidades que nuestra región tiene, que por cierto es de alto potencialidad.

Hoy, dos dirigentes de futuro, el actual intendente doctor Facundo López y el Presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén se encuentran exponiendo las bondades de lo nuestro, el primero en Rusia el segundo en diferentes Foros dentro y fuera del país.

“El interés es el perfume del capital”, supo decir Voltaire, y no precisamente en nuestro tiempo, sabedor del mundo el francés escritor, filósofo y político de su época en la Francia del 1700.

Es cierto, ese interés, legitimo existente entre negocios y llamado a inversiones entre países es el perfume del capital”.

Hace algunos meses el Grupo Hesc Group, con la presencia del empresario ruso, Sergio Elistrotov, se reunió  el intendente, y el Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, la finalidad es mostrar nuestra costa sector Quequén, abarcativa entre la escollera y Costa Bonita, con el objetivo de responder a una iniciativa y seducción de capitales rusos para la futura implementación de la Energía Undimótriz, implementación que permite la obtención de electricidad a partir del recorrida del movimiento de las olas en zonas que sean aptas.

Esto produce energía renovable, adaptándose nuestra costa quequenense a esta posibilidad, que comenzó a principio de la década del noventa en los países desarrollados del mundo, haciendo eje en los Estados Unidos y Europa, mientras que la Unión Soviética (año 1970) empezaba a motorizar la idea con acciones concretas en el Mar Negro, precisamente un lugar donde fue especialmente invitado el intendente doctor Facundo López.

En un principio los empresarios dejaron trascender una inversión cercana a los cien millones de dólares, que puede duplicada según las informaciones que se manejan en el Departamento Ejecutivo local.

Si bien la explicación técnica es compleja, para decirlo claramente, sería un trabajo impresionante de inversiones que se extendería desde la Escollera Quequén hasta la propia zona de Costa Bonita, donde el ciudadano podrá observar las bases submarinas que quedarán fuera de superficie, convirtiéndose en un atractivo turístico, y tendrán los trabajos un beneficio por añadidura a todo Quequén, porque se evitará la erosión costera, tan difícil de combatir ,no sólo en las cosas quequenenses sino en muchos lados turísticos (Mar del Plata, Pinamar, Gesell, etc.), convirtiéndose nuestros balnearios en aguas que lleguen lentamente al estilo Miami.

De concretarse lo que esta en marcha, inversión  de doscientos millones de dólares, sería la primera sería y concreta que realiza Rusia en nuestra país, lo que ha motivado más de un comentario positivo en la provincia de Buenos Aires, a través de la propia titular del Ejecutivo, María Eugenia Vidal, quien se ha mostrado muy interesada por toda esta negociación.

Nuestro puerto a nivel mundial

Otro de los protagonistas de nuestra región, por mentalidad clara hacía donde debemos marchar, es el  Presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, doctor Arturo Rojas, adquiriendo una vasta experiencia internacional desarrollando las potencialidades de nuestra Puerto Quequén a gran nivel.

Recientemente disertó en la Segunda Conferencia Hemisférica sobre Puertos, conjuntamente con representantes de Estados Unidos, México, Chile, y la ONU (Organización de Estados Americanos).

Estos encuentros, como otros que ha mantenido el doctor Rojas, son de vital importancia para nuestra estación portuaria, primero para llevar a conocimiento de los organismos internacionales todo lo que significa nuestro Puerto, también para adquirir conocimiento de otros lugares y poder planificar en el corto, mediano y largo plazo.

Rojas, fue veedor internacional de las elecciones realizadas en los Estados Unidos, donde por voto ganó Hillary Clinton y por Colegio Electoral el actual presidente Donald Trump, integrando delegación nacional a los puertos de Barcelona, Valencia, Estados Unidos, México.

“Los puertos deben ser socialmente responsables, eficientes en la gestión, competitivos económicamente  y sustentables en lo ambiental”, suele repetir el titular del Consorcio”.

Ambos, el intendente de la ciudad, y el Presidente del Puerto, tienen en común una agenda que comprende lo internacional, sabedores que estamos ante los desafíos de nuevos mundos y no sólo aferrarse a las ideologías engrandecen los pueblos, hoy se requiere de conocimientos, contactos, acuerdos internacionales y relaciones permanentes, ya no es una ciudad un iceberg alejado de las realidades o del mismo país, hoy se requiere de estas iniciativas, que muchas veces se concretan y otras veces tienen sus tiempos, lo que si es imprescindible es contar con mentalidades dinámicas y ojos abiertos al mundo, este debe ser el significado de los dirigentes, sin descuidar los temas comunes de cada día y que son prioritarios para el vecino.

A veces nos detenemos en pequeñas cosas o en discusiones intrascendentes, nos ponemos barreras ideológicas y nos detenemos como si los tiempos no avanzarán.

Necesitamos estadistas…

Aquellos que trabajen pensando en los próximos veinte años del distrito, aquellos que se ocupen de lo que viene y no tanto de lo que fue, aquellos que piensen en las próximas generaciones no solamente en las próximas elecciones.

No hemos tenido, salvo contados casos, dirigentes que apunten a esos objetivos en la historia de nuestro pago chico, sin embargo comienzan a aparecer las nuevas generaciones, no con las grietas del pasado sino con la mirada al futuro.

En esto radica nuestra esperanza.

Compartir noticia