PORTUARIAS: Problemas con el calado en el Paraná

Medios internacionales están mencionando las dificultades que tiene la hidrovía del Paraná que dificulta su operatoria y analizan la posibilidad de buscar puertos más profundos, lo que beneficiaría a Puerto Quequén. Así lo informa por ejemplo el sitio segundo enfoque. 

Argentina.-Debido a que cada día aumentan los embarques de productos agrícolas que Argentina envía a sus socios comerciales, los accidentes en el río Paraná se multiplicaron.

Por esta vía fluvial circulan la mayoría de las exportaciones que el país austral envía a otros puertos, pero ya no cuenta con suficiente capacidad para manejar el creciente volumen de embarcaciones.

El país se debate entre ensanchar o profundizar el río

A finales del mes de enero un barco cargado de soja, que tenía como destino India, encalló en el Paraná e impidió durante horas el paso de los buques.

Esta hidrovía no cuenta con las condiciones adecuadas para soportar el flujo constante de embarcaciones de gran calado. El Paraná es la puerta de salida para las travesías por el océano.

Ese fue el más reciente accidente registrado en una de las principales vías fluviales del mundo, que enfrenta dificultades para manejar el ritmo constante de embarques de productos agrícolas argentinos, que inician en el Paraná su largas travesías oceánicas.

Por este río circula cerca del 80 por ciento de las exportaciones del país suramericano y ahora es objeto de estudios para una posible ampliación, pues podría ser un obstáculo para que la administración de Mauricio Macri incremente la capacidad productora y exportadora del país.

Uno de los planes de Macri es hacer crecer la oferta de granos en un 25 por ciento en los próximos años, y para ello eliminó algunos impuestos a los embarques agrícolas, pero no contaba con el congestionamiento paulatino del río.

Según Koen Robijns, gerente de operaciones en Argentina de Jan De Nul, la empresa privada con sede en Luxemburgo que tiene la concesión para el mantenimiento y el dragado del canal fluvial, dijo que este se encuentra operando a su máxima capacidad y exigirle más sería poner en riesgo los buques y su valiosa carga.

Cuando un barco encalla navegar por el río se complica

Incluso, algunos barcos permanecieron encallados durante días, mientras las grúas trataban de descargarlos para hacerlos flotar nuevamente. Solamente en el año 2016 hubo 15 accidentes de este tipo en el Paraná, 3 más que el el año 2015, y 6 más que en el 2014.

La disyuntiva está en si hacer el canal más ancho o más profundo. Algo en lo que los interesados no se ponen de acuerdo.

Jan De Nul, operador del Paraná desde 1995 y las firmas agroexportadoras que usan el río difieren en sus opiniones.

De Nul considera que la profundidad debe ser llevada de los 34 a los 36 pies, mientras que las navieras creen que este gasto sería impagable para ellos, pues aumentaría las tasas que cobra el peaje del Paraná.

Empresas transportistas como Bunge y Cargill creen que lo ideal es ensanchar el canal fluvial, en aquellas zonas más estrechas. El Gobierno de Macri no expresó su apoyo a ninguna de las dos posturas.

Compartir noticia