OPINIÓN: Hoy pienso sobre que lejos estamos

Por Juan Alberto Poteca

Vos te preguntarás de qué estamos lejos. Te respondo, de aquellos veranos donde Necochea, por ejemplo, era ” la capital del fútbol de verano”.

Recuerdo aquellas noches de Rivadavia, la vieja cabina de chapa y la presencia en los relatos del querido y recordado Bernardino Veiga, allí aportábamos con los muchachos nuestros comentarios y reportajes.

La cancha que se venía abajo para ver a Boca, River, Racing, Independiente, San Lorenzo. Compartir la cabina con “El Oso” Nelso Franccione y el partido en 10`que nos comentaba desde estudios, otro en nuestra memoria, Alberto Oscar Sureda. Recuerdo los móviles que hacíamos con Alberto Sarlangue y Jorgito Kristiansen.

Pienso en aquellos mediodías, junto al jovencito Sergio Melgarejo, recorriendo las concentraciones y las invitaciones a compartir almuerzos en “Las Nieves” con don Vicente Mola, o en el Argentino con el amigo Elizalde, ni te cuento del hotel Parque o el Avenida con Mario Guelfi y el Hotel Su Casa (ahora UATRE) y sigue la lista.

Cada concentración era una invitación y las notas fluían en cantidades, para llenar la programación deportiva de punta a punta.

Y más acá en el tiempo, las copas veraniegas televisadas, que con Santiago Veiga y Marcelo Bolado, cubríamos con un equipo fanomenal, junto a “Riky” Nebot, Sergio, Chalde y el “Vasquito” Arregui. Allí presentes las cámaras de televisión, radios capitalinas, platenses, rosarinas, cordobesas. Y que decir de la subsede de los Juegos Panamericanos del `95.

Que puedo contarte de las conexiones que hacíamos con más de 20 radios de la provincia en la cobertura de los regionales. La inauguración de la tribuna de cemento y las cabinas de Rivadavia junto a Mario Raúl. Ricardo Mena y Santiago. Y después, la tribuna de Estación y las cabinas, idea del desaparecido por decisión propia, el “Negro” Luis Roberts.

También te puedo contar de mís corresponsalías por LU 2 Radio Bahía Blanca durante 21 años y l5 temporadas en LU 32 Radio Olavarria. Las de Santiago con el equipo de José Maria Muñoz por Radio Rivadavia y los dos en ” Juego Limpio” por LU 9 y las coberturas en LU 6, ambas marplatenses. Además, las comunicaciones con las emisoras del Sur y el valle de Río Negro y Neuquén. Ah, no puedo olvidarme de los videos que con nuestro relato, comentarios e imágenes de Necochea-Quequén, iban a todas las ciudades donde el basquetbol de Rivadavia viajaba. Todo con el trabajo que hacíamos por Canal 4.

Que más puedo decir de una Necochea, que en deportes colectivos de alcance nacional y vínculos con los equipos profesionales en pretemporadas, tenía la presencia de los principales medios nacionales en nuestras playas y en cada rincón del núcleo urbano. Vaya si era importante, no solo como promoción de nuestra ciudad, sino como movimiento socioeconómico, hoy perdido.

No avanzaré en cuanto a los espectáculos y recitales que Necochea recibía. Hoy podría hacer una lista que aburriría por lo extensa o nos haría llorar por la nostalgia de la Necochea que fue y hoy ya no es.

Si, hoy pienso en lo lejos que estamos de todo. Creo no estar equivocado. Creo además, que la factura a pasar tiene muchos destinatarios y debemos preguntarnos, qué hemos hecho para que haya pasado lo que pasó.

Compartir noticia