JUSTICIA: Eduardo Freiler investigado por enriquecimiento ilícito

“Mi nivel de vida es digna, pero estoy lejos de los lujos”, se defendió el juez Eduardo Freiler, acusado por enriquecimiento ilícito.

Pero el magistrado deberá explicar cómo solventó su estilo de vida: Freiler dio una vuelta al mundo por año desde 2008, según se desprende de un análisis realizado por LA NACION sobre los registros de Migraciones de la última década.

El magistrado recorrió, al menos, unos 350.000 kilómetros en los últimos ocho años, según las planillas oficiales.

Esta información sólo contiene los vuelos de salida y regreso a la Argentina, por lo tanto, no incluye ningún movimiento que haya realizado fuera del país. Aún con estas limitaciones, Migraciones informó que Freiler se subió, por lo menos, a 60 aviones en los últimos ocho años.

Freiler es el juez más rico de Comodoro Py: declaró $5,3 millones en 2015. El camarista detalló ante el Consejo de la Magistratura que su único ingreso durante ese año fue su sueldo de $85.000 que recibió como miembro de la Sala I de la Cámara Federal.

Sin embargo, Freiler pagó ese mismo año diez vuelos al exterior, confiaron a LA NACION de fuentes judiciales. Sólo sus consumos de tarjetas de crédito fuera del país -sin contar los vuelos- llegaron hasta $100.000.

La investigación contra Freiler por enriquecimiento ilícito atraviesa un momento clave en el Consejo de la Magistratura.

El presidente Mauricio Macri pidió esta semana a sus allegados en el organismo que aceleren el procedimiento para iniciarle juicio político y su consecuente suspensión en el cargo. “No voy a renunciar”, ratificó esta semana Freiler.

El juez visitó casi todos los continentes. Estados Unidos es el destino más frecuente en los últimos ocho años: viajó nueve veces a ese país, según los datos de Migraciones.

En varias ocasiones esos viajes fueron en familia, con sus tres hijos y su ex mujer, Marcela Pérez Pardo. El segundo destino más frecuente fue Panamá: cuatro vuelos en los últimos años, la mayoría también en familia.

Sus viajes también llegaron hasta Europa y Asia. El 2012 fue uno de los años más intensos: selló cinco veces su pasaporte.

Pasó sus vacaciones de verano en Uruguay (en barco) y después, en abril, recorrió las cataratas.

Tomó en junio -verano en Europa- un vuelo de British Airways BA-244 con destino a Londres. Un mes después viajó a Chile y antes de fin de año volvió a embarcarse rumbo a Estados Unidos.

La escena volvió a repetirse al año siguiente: una semana de febrero en Uruguay; en junio se embarcó rumbo a Madrid para pasar tres semanas en el verano europeo; y en septiembre volvió a subirse a un avión para pasar otras tres semanas en Estados Unidos. En total, fueron 52 días fuera del país, según los registros de Migraciones.

En paralelo a los viajes, Freiler acumuló desde 2012 una buena cantidad de bienes a su patrimonio: un caserón blanco frente a la quinta presidencial, un departamento en Pinamar, un lote de 4000 metros cuadrados en Necochea, una cupé Mercedes-Benz C250, una camioneta Ecosport, otros dos autos antiguos de colección, un yate y una moto de agua.

Su patrimonio se completa con un departamento en Necochea, 22 hectáreas en Villa Garibaldi -en las afueras de La Plata-, un velero Tripton de 24 pies, dos Mercedes Benz de colección, 13 caballos, 36 vacas y dinero por $ 200.000.

Pero el valor de mercado de sus activos supera con comodidad los $5,3 millones declarados. Sólo la casa de 1234 m2 que Freiler compró frente a la residencia de Olivos supera el millón de dólares, coincidieron los especialistas consultados por LA NACION cuando reveló la adquisición, el 30 de agosto de 2015.

De buena relación con el kirchnerismo, Freiler fue protagonista de algunas decisiones polémicas, como el apartamiento del juez Claudio Bonadio de la causa Hotesur, o el rechazo a investigar la denuncia del fiscal Alberto Nisman que involucra a Cristina Kirchner.

En el Consejo de la Magistratura analizan por estas horas si Freiler pudo haber hecho frente -con su único ingreso de camarista- a la adquisición de sus propiedades, sus vehículos de lujo, su yate, entre otros bienes, con su consecuente costo de mantenimiento mensual. Y, además, si con ese ingreso es posible sostener el pago de decenas de sus viajes al exterior, así como el nivel de consumo con tarjetas de crédito.

Además de su análisis patrimonial, el Consejo apunta también sobre sus familiares y allegados: requirió documentación sobre sus propiedades, automóviles, embarcaciones y aviones. Y preguntaron también a las municipalidades de Pinamar y Necochea si existe información inmobiliaria sobre los Freiler.

En su descargo, el juez había asegurado que sus padres -ambos jubilados- son dueños de emprendimientos turísticos, ambos en Necochea, su ciudad natal.

Compartir noticia