ECONOMÍA: La reapertura del mercado de carne quedó en suspenso

El presidente Mauricio Macri y el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, recibieron este lunes en la Casa Rosada a la denominada “Mesa de Carnes” compuesta por representantes de todos los eslabones comerciales del sector ganadero.

En dicho encuentro se analizó, por supuesto, el impacto del cierre por 60 días de las importaciones de limones argentinos a Estados Unidos, un tema que viene copando la agenda mediática por el fuerte impacto económico que genera la medida en esta actividad.

Según pudo saber LPO con varias fuentes, enseguida se comprendió que las gestiones que se venían realizando con autoridades del gobierno de Barack Obama para la reapertura del mercado estadounidense de carne vacuna se verán frenadas por Donald Trump.

Por tal motivo, para que las exportaciones no pierdan competitividad, el Gobierno nacional anunció que reforzará los reintegros a la exportación de productos cárnicos, sumando un adicional de 1,8% por un plazo de un año (el reintegro iba de 2,5 a 4%).

LPO supo que las gestiones que se venían realizando con autoridades del gobierno de Barack Obama para la reapertura del mercado estadounidense de carne vacuna se verán frenadas por Donald Trump.

Macri destacó que este año la producción de todas las carnes (vacuna, aviar, porcina y ovina) en la Argentina será récord con 5,9 millones de toneladas, lo que permitiría un aumento del 80% en las exportaciones manteniendo el consumo interno en 120 kilos por habitante por año.

Pero claro, ante la posibilidad cierta de que Estados Unidos decida no reabrir las importaciones de carne vacuna argentina en 2017, los representantes del sector entraron en pánico porque se desconoce en qué mercados se colocaría parte del saldo exportable.

La reapertura estaba programada para el primer semestre de este año. “Le pedimos a Macri y Buryaile que activen las gestiones necesarias a nivel diplomático para cumplir con el compromiso asumido”, comentó una de las fuentes que estuvo en la reunión.

Lo cierto es que hay otros sectores que también entraron en pánico. “Estados Unidos es el principal comprador de biodiésel y vinos argentinos”, señaló a este medio Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

“Estados Unidos, bajo el nuevo gobierno, pretenderá relaciones bilaterales en las que negocie duramente, pero no creo que cierre absolutamente sus mercados”, dijo Elizondo. “Trump esta más enfocado en México y China que en el resto del mundo”, sostuvo.

“El impacto de una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China afectaría precios, impondría volatilidad y desalentaría decisiones de empresa. La política doméstica estadounidense modificaría el valor del dólar y la tasa de interés”, agregó.

Los números del comercio agroindustrial

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) aseguró que en el año fiscal 2016 las importaciones agroindustriales de ese país sumaron 113.100 millones de dólares, de los cuales 1.500 millones de dólares (1,3% del total) corresponden a productos argentinos.

Se trata de una cifra muy menor si se lo compara con Chile -que cuenta con un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos- que exportó 3.000 millones de dólares, y Brasil que sumó colocaciones en ese mercado por un valor total de 3.200 millones de dólares.

Cabe mencionar que Estados Unidos es el principal comprador argentino de arándanos, té, pepitas de girasol, híbridos de maíz y cultivares de soja; el segundo comprador de ajo, ciruelas secas y pasas de uvas; y el tercer cliente en peras y manzanas.

Para tener una idea de la dimensión del mercado estadounidense, en 2016 importó frutas por 11.100 millones de dólares, vegetales frescos por 7.700 millones de dólares, vinos por 5.600 millones de dólares, aceites vegetales por 5.300 millones de dólares y carne bovina por otros 5.200 millones de dólares.

En tanto, en el mismo periodo fiscal importó también frutas procesadas por 5.200 millones de dólares, cerveza por 4.800 millones, aceites esenciales por 3.400 millones, jugos por 1.800 millones  de dólares y quesos por 1.400 millones de dólares, entre otros. FUENTE: LPO

Compartir noticia