SINDICALISMO Gerónimo Venegas cada vez más alejado de la CGT

Venegas cuestiona el acercamiento de gremios y piqueteros, dijo que “La CGT es un mamarracho”

El secretario general de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) criticó duramente a la central obrera y aseguró que sus dirigentes no son representativos.

Gerónimo “Momo” Venegas, quien comanda las históricas 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, que nuclea a unas ochenta organizaciones sindicales, explicó que el brazo político del sindicalismo peronista impugnó en su momento el Congreso Normalizador de la CGT del 22 de agosto último porque “no fue otra cosa que un mamarracho”.

“El Congreso de Obras Sanitarias fue impugnado por ser un mamarracho. Para modificar el Estatuto de la CGT hay que notificar con noventa días de anticipación a las entidades confederadas para que sepan qué cambios se introducirán. Eso no se hizo”, afirmó.

El dirigente explicó que una hora antes del Congreso Ordinario se convocó a otro Extraordinario para modificar el Estatuto y, de esa forma, se designó a un triunvirato, y señaló que “la CGT sólo permite un secretario general y un consejo directivo”.

Venegas aseguró a Télam que su espacio gremial agotará todas las instancias administrativas en el Ministerio de Trabajo y, de ser necesario, luego recurrirá a la justicia, a la vez que expresó su “convicción” de que “en uno u otro lado nos darán la razón”.

El sindicalista, quien lidera a nivel nacional el partido Fe en la alianza Cambiemos, aseveró que los ochenta gremios

agrupados en “las 62” están afuera de la central obrera, aunque aclaró que de ninguna manera el sector constituirá una CGT paralela.

“De ninguna manera se conformará otra CGT. Se ganará en Trabajo o en la justicia y, luego, seguramente habrá otro Congreso para sellar la verdadera unidad. Lo que ocurrió fue un mamarracho. No habrá central obrera paralela porque no somos como ellos”, afirmó.

Para el gremialista, los actuales dirigentes de la CGT sólo pelean para intentar representar a la totalidad del movimiento obrero, aunque “no reparan en su irrepresentatividad”.

“Se continuará trabajando para que caiga ese Congreso de agosto. La CGT es Depetri, D’Elía, Pérsico, (Carlos) Alderete, Kiciloff -que ofrece charlas- y Boudou, entre otros. Son los mismos que durante doce años fabricaron pobres y generaron la inseguridad reinante. Eso no fue nunca la central obrera”, puntualizó.

Además, al referirse al proyecto de impuesto a las ganancias votado en primera instancia por la Cámara de Diputados, Venegas subrayó que “se trató sencillamente de una iniciativa de la oposición, integrada por muchos que durante más de una década no reclamaron absolutamente nada al gobierno kirchnerista”.

“Yo hablaba del mínimo no imponible en esa época. Ellos no. Hoy procuraron utilizar una herramienta sensible y cara a los trabajadores para perjudicar a Mauricio Macri. Pero les salió mal. Ganó el Gobierno. De haber prosperado la iniciativa opositora, las provincias hubiesen sufrido la transferencia del descuento del tributo. Eso generó gran preocupación entre los gobernadores y senadores. Hay que dejar de oponerse sólo por oponerse”, afirmó.

Compartir noticia