Soy un CHORIZO

Por Silvia Gullot

Estudié y estudio (nunca se termina) dentro del sistema educativo argentino, que ahora parece que no sirve.

Nuestro Ministro de Educación opina esto, por lo que seguramente tendrá una receta IMPRESIONANTE que cambiará la realidad educativa argentina para transformarla en algo seguramente MEJOR.

Claro está que el político que llega a un ministerio SIEMPRE tiene en sus manos la SALVACIÓN del área que tenga a su cargo. Para ello OBVIAMENTE deberá tirar por el suelo TODO LO MALO hecho por sus antecesores.

¿QUÉ PARTE DEL SISTEMA TRATARÁ DE MODIFICAR?

¿Mejorará ediliciamente las escuelas? ¿Propondrá la revalorización de la tarea docente? ¿Hará el sistema educativo menos burocrático?

No, seguramente no podrá porque el presupuesto NO alcanza. Quizás alcance, y ese es el temor de muchos, si se deja de lado la inclusión y la escuela secundaria deja de ser obligatoria; si se cierran universidades, o si se dejan de lado programas como Conectar Igualdad y Nuestra Escuela, entre otros.

¿Cambiará los currículos actuales, donde se promueve la escuela como práctica social, de la que puedan egresar ciudadanos críticos? ¿Volveremos a la escuela enciclopedista donde lo IMPORTANTE era saber y reproducir exactamente los datos y las fechas?

¿Cambiará el rol docente? ¿Seguiremos teniendo posibilidad de elección sobre qué y cómo enseñar? ¿O nos traerán algún manual SESUDAMENTE preparado por gente que NUNCA estuvo en el aula?

¿POR QUÉ ESA MANÍA DE SER GRANDILOCUENTES ANTE UN AUDITORIO “SELECTO”?

No todo lo anterior es bueno. No todo lo anterior es malo. Si en vez de recorrer el escenario y, micrófono inalámbrico mediante,  hablar al público como el más ocurrente presentador de STAND UP, recorriera mayor cantidad de entidades educativas, seguramente su discurso sería MÁS REALISTA y MENOS GENERALIZADOR.

Compartir noticia