Otra postal de la decadencia

Por Horacio Castelli

Las imágenes que se conocieron sobre el estado en que se encuentra el Auditorium del Complejo Casino y del propio edificio en su totalidad son un resumen de lo que sucede con Necochea y sus espacios concesionados.

La decisión del Intendente Facundo López, se dejar vacante una Dirección tan sensible como la de Concesiones para cumplir con exigencias de la oposición fue un grave error.

Esta dependencia es la encargada de monitorear la entrega de las concesiones cuando terminan los contratos y las licitaciones, para recibir en condiciones un patrimonio que pertenece a toda la comunidad.

No voy a escapar al conocimiento que todos tienen, sobre que quién esto escribe había sido invitado a asumir el cargo de Director de Concesiones, y que por supuestas presiones se determinó que no lo hiciera.

Desde esta postura, quiero explicar que en los proyectos presentados oportunamente al Doctor López, una vez aceptado el ofrecimiento, estaba la metodología de la recepción de las concesiones que culminaban en el 2016 del Complejo Casino.

Una de las medidas era trasladar parte de la Dirección de Cultura y Educación para darle una utilización a esas dependencias hasta tanto se decidiera su futuro o se concretaran algunas de las ofertas de empresas privadas.

La presencia de las Direcciones de Cultura y Educación iba a permitir que el Municipio se hiciera cargo de las dependencias, utilizar el Auditorium para complementar las actividades del Teatro Municipal, que no da a vasto para satisfacer las demandas de la comunidad para utilizar sus instalaciones.

La dependencia vinculada al área de Educación, tendría dependencias a su cargo donde se pudieran realizar convenciones, encuentros educativos, ofrecer a los organismos provinciales que desarrollen sus actividades en el Complejo.

Todo esto hubiera puesto en valor un lugar tan emblemático de nuestro distrito y jerarquizarlo con visitas que atrajeran a la comunidad a este sector.

Por supuesto, que había que realizar intervenciones importantes en su infraestructura, pero todos sabemos que la calidad de la construcción permite que se necesiten realizar trabajos de mampostería y no de apuntalamiento excepto en un pequeño sector.

La galería interna del Complejo tendría la posibilidad de desarrollar actividades comerciales ante el flujo de personas que se produciría diariamente.

Por supuesto que este proyecto puede ser perfectible, discutido, analizado y modificado, pero era necesario que existiera el control de las concesiones que culminaban para hacerse cargo de un activo municipal tan importante.

Lo que hoy ocurre con el Casino es la continuidad de lo acontecido con el Parador Wayne, La Frontera, El Point, Tarsis, etc.

Si no existe la intervención pronta e inteligente del estado para cuidar lo que pertenece a toda la comunidad se producen estos hechos que después todos lamentamos.

Compartir noticia

Una opinión en “Otra postal de la decadencia

  1. Josema Abete

    Realmente, lo que hoy sucede con el complejo casino, es la falta de interés y desidia de varios gobiernos municipales, sin excluir el actual, y cada vez más difícil de que pueda volver a la lozanía de antaño.

Comentarios cerrados.