Crónicas en domingo. Sr. Juez

 

Por Silvia Guillot

Sr. Juez:

Ya no puedo seguir. No es falta de voluntad ni flojera. No es que no crea que puede ser que tenga  remedio. No es que no piense en que muchos valen la pena. No.

Pero así no puedo seguir.

La gente que grita “¡No más violencia!” agrede a otra gente en las calles.

Los que se desgarran las vestiduras por los chicos que se drogan viven tomando pastillas para dormirse, despertarse, no comer, comer, levantarse el ánimo, bajar la ansiedad…

Los que estaban separados se unen, y no por amor, tampoco por respeto…

Los que prometieron cumplir por Dios y por la Patria se atan al poder, vaya uno a saber por qué razón.

Muchos pobres roban a los pobres. Muchos ricos no hacen distinción: roban a ricos y pobres.

Se habla de la diversidad pero no se respetan las ideas divergentes.

Se habla del pueblo y no se lo conoce.

Se habla.

Sr. Juez, me despido de Usted con pena, pero me voy.

Sentido Común.

Compartir noticia