OPINIÓN: Intendentes toman decisiones

Por Miguel Abálsamo.

Tomas decisiones es elegir opciones y aplicarlas con el objetivo de resolver problemas.

La indecisión suele ser un síntoma de inseguridad, no tomar camino alguno, transitar por zonas grises.

Siempre es bueno tomar decisiones, en la política es imprescindible hacerlo apuntando al bien común en búsqueda siempre del mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos.

Esta semana pensé en situaciones que en apariencia suelen ser menores ante las pesadas herencias recibidas en los municipios de Necochea (intendencia doctor Facundo López), y Lobería (intendencia doctor Juan José Fioramonti), con “joyas de la abuela vendidas”, dicho metafóricamente, proveedores sin abonar, déficit elefantiásico, siendo ciclópea la tarea a abordar para encauzar la situación.

Transitar los mismos caminos que abordaron anteriores intendentes es seguir inexorablemente por una huella que no permitirá salir de la situación, esto es una verdad de perogrullo.

Jamás los momentos difíciles deber paralizar el accionar, es preferible tomar decisiones que resulten discutidas antes que ser permanentes continuadores de la indolencia.

Los intendentes de Necochea y Lobería, sin elevar perfil, y sin grandilocuencia han tomado decisiones en los últimos días con el objetivo de salvaguardar el dinero de todos y prevenir en materia de inseguridad, porque los máximos responsables políticos de un distrito deben tener como prioridad ese objetivo, seguridad de la gente y protección del dinero público.

Lobería se pone de pie ante deuda millonaria de aquellos que extraen arena.

Lobería tiene un potencial en cuanto a sus riquezas naturales, arena, tosca, arcilla, que son productos de explotación con control estatal, algo que parece no haber existido en los últimos años.

Existen en el distrito tres canteras donde se extrae arena para su comercialización, algo legal, legitimo y de conocimiento público.

Tienen sin embargo esas empresas que explotan estas canteras obligaciones que cumplir ante el estado loberense, que a dejado hacer sin aplicar los controles respectivos, tales los casos de abono por parte de las empresas por cada camión de arena que se vende, hecho que sucede diariamente, siendo una constante esa movilización de camiones y también sus pagos que son en contado ante cada venta.

Los empresarios debían abonar por parte de cada camión vencido una suma al estado municipal loberense, situación que no fue así, al menos en los últimos años, hasta que esta administración del doctor Juan José Fioramonti ha decidido tomar el toro por las astas y resolver la cuestión, ergo; la hora de tomar decisiones, que no es nada más ni nada menos que hacer cumplir la ley, exigirle firmemente a las empresas que abonen las deudas atrasadas y millonarias que adeudan, cifra estimativa en varios ceros de acuerdo al promedio de venta de los últimos años y sacando matemáticas cuentas del valor de cada camión entregado por día.

Esto no es acotar posibilidades empresariales o renegar de la actividad privada, es simplemente proteger las arcas municipales y a cada uno de los contribuyentes, algo que no pasó en los últimos tiempos, ponerse al día con los números, pagar las evasiones millonarias que no  han abonado esos empresarios, y tener un estado como verdadero instrumento de protección de una comunidad.

No es de descartar en el corto plazo una posibilidad clara y transparente de llamado a licitación para que en el futuro diferentes empresas puedan presentar sus mejores ofertas de explotación de arena.

Esto se llama, cuidar los intereses de la gente y horizontalizar las posibilidades de inversión en el distrito.

Intendencia de Necochea resuelve situaciones.

Por no poder, no querer o acordar otros intereses históricamente no había sanciones a empresas de recolección de residuos, y ante la vista gorda de inspectores que no aplicaban multas, precisamente la tarea que debían realizar.

El intendente doctor Facundo López resolvió multa de 4.200.000 $ a la empresa Relisa, por algo que viene de antaño, no con la empresa actual sino generalmente con las que otrora tenían la concesión de la recolección en el distrito, basta con observar como deterioraron lugares donde depositaban la basura, afectaron al medio ambiente y nunca repararon esos daños producidos.

El gran problema es el área de disposición final ubicada en el camino viejo de La Dulce, algo que no ha podido solucionarse con anteriores gestiones, digamos que tampoco tuvieron demasiado interés en inmiscuirse profundamente en el tema y más bien tiraron siempre la pelota a la tribuna para esquivar el partido.

Esos cuatro millones de multa son cobrables, o bien en forma efectiva o cuando se abone el mes de pago de la recolección se procede al descuento.

Un detalle digno de destacarse en cuanto a autoridad significó algo que paso inadvertido para  la población y tuvo urgente solución en breve lapso.

Algo que nos tiene acostumbrado es la usurpación de terrenos, algo que pretendió ocurrir  entre semana en el barrio de calles 50 y 87 ante la sorpresa y preocupación del vecino que sabe claramente que una vez ocupado un lugar difícilmente se actúe con medidas de desalojo, ejemplos  sobran, caso zona donde en futuro puede emplazarse la nueva Terminal de Ómnibus en avenida 43 y 60, donde asentaron familias, cada vez todo se extiende y ese foco allí ubicado esta en un lugar estratégico de la ciudad convirtiéndose en el corto plazo en un tapón de crecimiento y desarrollo.

Volviendo a la zona mencionada anteriormente, el gobierno municipal actuó rápidamente, y con la orden del Intendente todo volvió a la normalidad en horas, el terreno quedó desabitado, los futuros usurpadores fuera de esa tentativa y los vecinos del lugar en paz.

Ahora en conjunto, Lobería y Necochea presentarán recursos ante la Justicia Federal con el objetivo de intentar suspender los aumentos del gas, que llegan con subas del 800 %, y todavía no llegamos a los meses más fríos del año.

Los intendentes están para conducir los destinos de sus localidades, así lo dispuso el voto popular, pero no es sólo ser un mero administrador que no tome decisiones, necesitamos decisiones, más aún cuando en el medio esta el requerimiento del vecino, más aún después de años que muchos no han cumplido con sus obligaciones, más aún en estos tiempos donde una lupa esta sobre los dirigentes políticos, para algunos esa lupa engrandece, a otros se los ve muy pequeños.

Compartir noticia