OPINIÓN: Sí a la cancha de hockey sobre césped sintético en el Parque “Miguel Lillo”

Por Hugo Moller

Se rechaza su instalación con tanto énfasis como si se tratara de una planta nuclear.

El  Parque “Miguel Lillo” es parte de mi vida. Corro en él casi todos los días. Y lo hago desde hace muchos años.

No tengo  hijas que juegan al hockey sobre césped. Ni relación con entidades de ese deporte.

Tampoco respondo a intereses económicos, ni a corporaciones inmobiliarias.

Soy deportista amateur, amante de la naturaleza  y de los animales.

Soy un ciudadano más. Y, como tal, estoy  absolutamente a favor de la instalación de una cancha de hockey sobre césped en un pequeño sector del Parque Lillo, como es el que se ha elegido.  Independientemente de las desprolijidades administrativas y políticas que haya habido para que ello sea posible.

Escucho y observo a personas que aprecio y respeto manifestándose totalmente en contra de la instalación de la cancha en ese lugar.

Creo que todos queremos al Parque Lillo. Los que queremos que en su interior se instale una cancha y lo que se oponen férreamente.

Seguramente  tengamos diferente criterio respecto del destino del mismo.

Algunos consideran que debe ser algo “intocable”, sirviendo más para la contemplación que para el uso del hombre desarrollando actividades recreativas y deportivas.

Otros, que hacemos uso a diario de los más recónditos lugares del Parque incluyendo algunos lejanos y desconocidos para muchos, creemos que la masa arbórea y los caminos internos de este “pulmón verde” que tiene la ciudad de Necochea deben ser para uso del hombre, integrado a su entorno.

Yo quiero que al Parque Lilo sí se lo toque. Si se lo hubiera “tocado” haciendo raleos sugeridos y plantando nuevas especies, su estado sería mucho mejor que el que presenta en la actualidad.

Quiero que se lo toque trasplantando los árboles que haya que trasplantar.

Ojalá hubiera sido “tocado” el Parque para instalar una pista de atletismo, como se pretendió, sin que ese anhelo pudiera concretarse tras dos fallidos llamados a licitación.

Ojalá se hubiera materializado el proyecto de instalar un espacio para el golf dentro del Parque, de lo que sólo alcanzó a colocarse un cartel.

Ojalá hubiera sido “tocado” para concretar el proyecto “Aires del Pinar”, a través del cual se procuraba integrar el circuito peatonal de la villa balnearia con el Parque, instalando construcciones livianas de madera, acortes con el contexto.

Oportunamente apoyé, también, el surgimiento del complejo Kabryl, que se constituyó en el primer lugar gastronómico desde el cual necochenses y turistas pudieron apreciar el mar, enclavado entre la playa y el parque.

Escucho a quienes rechazan la instalación de la cancha de hockey sobre césped en el Lote Mar 3, en un triángulo conformado por la Avenida 10, las calles 121 y 123 y caminos internos del Parque. Y pareciera que fueran a construir allí una planta nuclear,  no un ámbito deportivo en armonía con la Naturaleza.

Con los años se ha ido conformando (quizás en forma no planificada pero es una realidad) un corredor deportivo y recreativo a lo largo de la Avenida 10, que incluye los campings gremiales, los predios de Villa Del Parque y Villa Díaz Vélez, el campo scout y el velódromo. A ellos se sumaría esta cancha de hockey sobre césped sintético.

Se trata, en todos los casos, de espacios para desarrollar actividades deportivas y recreativas al aire libre, destinadas a promover vida sana y  hábitos saludables. Incluyendo el amor por la Naturaleza. El mismo que, con otro criterio, profesan quienes manifiestan un categórico rechazo a que la cancha de hockey se instale en ese sector del Parque.

Me gustaría seguir corriendo por el interior del Parque Lillo sin tener que indignarme por ver basura arrojada por vecinos desaprensivos, hecho frecuente y lamentable.

Me gustaría también que,  mientras trote, pueda observar cómo grupos de jóvenes practican deporte, incluyendo a las chichas del hockey sobre césped sintético en ese espacio de la Avenida 10 entre 121 y 123.

Compartir noticia

3 thoughts on “OPINIÓN: Sí a la cancha de hockey sobre césped sintético en el Parque “Miguel Lillo”

  1. mario donde

    ojalá unas piletas en el parque, lleno de vida, y niños y jóvenes.

    integrado a la ciudad, no jeropas, drogadictos. o vacío.
    si los materos van a seguir teniendo lugar.

  2. gregorio gorio

    Parece como si pasara un río sobre uno y no se mojaran. El día que no puedas correr tres metros en el parque por estar lleno de otras cosas en lugar de arboles, te vas a dar cuenta que ya es tarde.-
    El Parque no fue hecho para que le sigan sacando arboles, el Barrio Robado, los arboles arrancados de noche atrás del Casino, pera una opereta de Rugby, que nunca mas repusieron, ampliaciones, campo Cipriano que no forestaron, delante y atrás del Camping Municipal, idem, sin plantar un árbol, cancha de futbol que quiere llegar hasta la playa, y seguimos rompiendo todo.-
    Eso si, de traje y corbata con la barba bien pulcra, dando aspecto de conocedor frente al televidente.-

  3. José

    Primero la cancha de hockey (para la multitud de jugadores de hockey), luego los baños, los vestuarios y la duchas (obvio), el estacionamiento (no van a ir en colectivo), el kiosco (para un refresco saludable), el solarium (para que “las familias” se relajen mientras comienza el partido), las parrillas (para un fin de semana en familia), la proveeduría (con lo necesario para las parrilladas de los olvidadizos). ¿Que más vendrá luego? ¿El restó? ¿Piletas cubiertas?

Comentarios cerrados.