En asamblea de CARBAP en Tres Arroyos denuncian cartelización en la cadena triguera

Con la presencia de más de 400 productores trigueros se realizó la Asamblea Triguera en Tres Arroyos, convocada por CARBAP y la Sociedad Rural de Tres Arroyos junto a los distritos del sur bonaerense para abordar la situación que sufre la comercialización de Trigo.

La asamblea presidida por el presidente de CARBAP Horacio Salaverri, el vicepresidente Jorge Grimberg, el secretario Matías de Velazco y el presidente de la Sociedad Rural de Tres Arroyos Eugenio Simonetti, transcurrió durante tres horas de debate en el que se expresaron la mayoría de los productores acerca de la difícil situación de la producción triguera y las acciones a seguir en consecuencia.

Los ejes centrales del reclamo en la asamblea fueron la nefasta comercialización de trigo, y la cartelización a favor de empresas exportadoras y la molienda, que pagan hasta $ 1000 por tonelada cuando el valor de mercado es $ 1500 por tonelada.

De esta forma se causa un severo perjuicio a los productores y a la economía de la región, lo que se traduce en una falta de ingresos por valor de 1984 millones de pesos, en los 27 principales distritos trigueros de la provincia de Buenos Aires, calculado en base al estudio realizado por técnicos de CARBAP.

En la asamblea fue unánime el pedido de eliminación de retenciones y ROES, ya que estos mecanismos distorsionan el sistema de comercialización y son las principales causas de la cartelización del mercado comprador.

En el marco de la asamblea también hubo espacio para tratar la incomprensible medida adoptada por el Banco de la Nación Argentina de restringir crediticiamente a los productores sojeros a partir de enero de 2015, lo que se ve como una flagrante vulneración a la carta orgánica del mismo Banco que promueve el fomento de lea actividad.

En la asamblea estuvieron presentes funcionarios municipales, concejales de distintos distritos, el intendente de Coronel Pringles Prof Carlos Oreste, y Jorge Srodek (Diputado Provincial MC).

Por último, se decidió evaluar con las otras entidades gremiales agropecuarias el momento para realizar un cese de comercialización de cereales u otra medida de acción directa que promueva la modificación de la política necesaria para resolver este grave problema.

Compartir noticia