Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo

Hacer historia sobre la lucha comenzada en los años 40 y 50 para la autonomía de Quequén, cuando pertenecía al Partido de Lobería, o el olvidable momento de  aquel decreto de la dictadura militar provincial del entonces gobernador de facto General Ibérico  Saint Jean en el año 79 cuando en una noche de decisiones a dedo  cambió el rumbo de la vecina orilla para sacarla de Lobería y anexarla a Necochea, o el tesón actual  de la Carpa de la Esperanza, instaurada en el año 2011, es simplemente intentar sintetizar el comienzo de un análisis donde todo esto es sabido y archivado en la memoria colectiva.

Es imposible sintetizar cada nombre y situación, cada dolor que produce persistir y no encontrar eco, levantarse de cada golpe para ponerse de píe y sobreponerse, sorteando los obstáculos y manteniendo las convicciones firmes.

Hoy Quequén tiene en el Senado Bonaerense, que preside el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, licenciado Gabriel Mariotto una llave que puede ser decisiva para caminar a la definición de un sentir que parece mayoritario en los deseos de los  habitantes.

La Consulta Popular no vinculante del año 2004, donde se expidió un noventa y tres por ciento de los que votaron, a favor de la autonomía, no tuvo sin embargo la continuidad en el gobierno comunal que entonces tenía como responsable al ex alcalde doctor Daniel Molina, y tampoco la vigorosidad de impulso en el estado bonaerense.

Fue importante pero no decisiva.

Desde el comienzo de gestión del gobernador Daniel Scioli (FPV), existe el compromiso de una Ley Marco para regular los pedidos de autonomía a lo largo y ancho de la provincia, sin embargo la promesa “sciolista” nunca se trató.

Con Quequén siempre se juega a escondidas.

Cada cual acomoda su discurso de acuerdo a las circunstancias.

Mientras Molina(UCR) anunciaba con bombos y platillos la consulta popular no vinculante para determinar que quería el ciudadano de Quequén, quien entonces era su Secretario de Gobierno, y hombre vital en su administración, doctor Alberto Esnaola, mostraba contrariedad a esa idea y decía resueltamente “NO A LA AUTONOMIA”, junto a gran parte del comité radical de ese entonces.

En el peronismo pasaba lo mismo.

Recuerdo una histórica sesión del Concejo Deliberante, donde la quequenense Nilda Silva, edil del PJ. llevó la iniciativa a la sala donde el bloque comandado por el doctor Luis Alsinet (hoy con Sergio Massa) se mantuvo en posición antagónica.

Resultado, Nilda Silva aislada en su propio bloque, Luis Alsinet declarado persona no grata por el quequenense.

Con el correr del tiempo el camino de la autonomia fue encontrando unidos a muchos actores políticos de diversas extracciones ideológicas. Algunos por convicción, otros por ser políticamente correcto, muchos porque el viento sopla en esa dirección.

También es bueno establecer que las elecciones una a una la fueron ganando sectores que no expresaban a la autonomía, ser objetivo debe ser una finalidad al establecer análisis.

Quequén pretende ser el municipio 136.

Creo que esta cerca de su gran oportunidad histórica.

Tiene el apoyo total sin cortapisas nada menos que del vicegobernador bonaerense, licenciado Gabriel Mariotto, titular del senado, donde se discutirá la posibilidad, e integrante del oficialista Frente para la Victoria en el orden nacional.

Mariotto, no sólo expresó su sentimiento vía nota periodística, sino que se reunió con el autonomismo quequenense, vino expresamente a la Carpa de la Esperanza, siendo claro y contundente a esta posibilidad.

El tema Quequén corta transversalmente los partidos.

El Frente para la Victoria gobierna Lobería, siendo el intendente ya fallecido, Hugo Rodríguez, como la actual Diana Arguello, tácitos  diciendo que..” nunca regalaremos nuestras tierras”.

Sabemos que el distrito loberense perdería 130 mil hectáreas, afectándolo en todo sentido, especialmente en el económico.

Quien se opone a la división del distrito es el actual intendente interino, José Luis Vidal (Frente para la Victoria), quien afirma a viva voz ” esto se discute en diputados y senadores, pero queremos que se nos consulte”. Obviamente si se le consulta a Vidal dirá claramente su desacuerdo con la autonomía de Quequén.

Mientras tanto afila armas para presentar el proyecto el hombre K bonaerense, senador Emilio López Muntaner, un dirigente estrechamente ligado a Mariotto.

Lobería perdería miles de hectáreas de campo, y Necochea los ingresos de importantes industrias radicadas en Quequén, poniéndose la lupa nada menos que en nuestro Puerto Quequén, que abarca ambas orillas pero la parte productiva esta en Quequén.

Quequén deberá prepararse para gobernarse, donde diversos entes nacionales o provinciales desembarcarán en ese lugar, sin dejar de lado un tema no menor, hoy estudiado y no difundido, la instalación de una Usina Eléctrica.

Hoy en el Concejo Deliberante existen tres personas vinculadas directamente a Quequén, la edil Gabriela Gongora (“veneguismo”), Marcelo Ordoqui (FPV) y Luciano Lescano (FPV-Movimiento Evita).

Se espera la definición de tres quequenenses con referencia a esta situación.

Son tres nombres que se apuntan con visión de Intendencia en caso de acelerarse los tiempos y elegir el nuevo mandatario en las elecciones del año próximo. Algo que parece lejano después de tanta lucha autonomista sin resultados prácticos, pero no distante a que pueda pasar.

Tal vez un detalle que no esta en carpeta de muchos es la del intendente interino peronista, José Luis Vidal, quien tiene su domicilio establecido en Quequén, algo que quedó reafirmado en la última elección donde al momento de una entrevista periodística me decía que estaba votando en ese lugar porque es donde fijó su domicilio. Todo un dato de cara al futuro.

Un nombre que suena con gran presencia, por herencia familiar (nieto de don Oscar Afife, ya desaparecido, quien integra la galería de los grandes hombres nunca olvidados cuando de la defensa quequenense se habla), un joven abogado, de reconocida militancia pro autonomía, de sentimiento peronista en un pueblo que se podría catalogar “La Capital provincial del peronismo”, donde nunca perdió dicho partido en todas las elecciones llevadas a cabo en su historia.

Ese abogado es Matías Afife.

Quien intenta ser seducido por diferentes vertientes políticas, todavía sin haber tomado definición, aunque nadie ignora que se sitúa cercano al proyecto nacional y popular que gobierna la Argentina y un socio de ruta del vicegobernador Mariotto, por “todo lo que Mariotto defiende a Quequén con hechos no con palabras”, como suele repetir Matías Afife en reuniones que a veces no salen a la luz.

Afife, junto a los grupos diversos que apoyan y militan plenamente por la autonomía se ven también cercanos con otro tema que será motivo de amplia discusión y planteado por Mariotto como es la innovación en los puertos bonaerenses, que si bien no alcanza el grado del concepto “estatizar”, tampoco se aleja en demasía.

Lo que se buscaría es  mayor ingerencia de la ciudadanía y el estado en la conformación de los Consorcios de Gestión de cada puerto, con una mirada más integradora y participativa.

Quequén tiene una larga lista de dirigentes con potencialidades aun en reserva como el periodista Abel Agesta, Iván Sureda, componente de una familia intrínsecamente ligada a la vecina orilla, aportantes de calidad intelectual y trabajo continuo, dentro de una extensa nomina que sería larga enumerar, llena de valores para tener muy en cuenta en conformaciones futuras.

Creo que para Quequén es “ahora o nunca”.Aunque la afirmación pareciera ser tajante.

Ahora porque están dadas las condiciones en la vicegobernación de la provincia (mutis del gobernador Scioli hasta el momento), pueden lograr  consensos en ambas cámaras, diputados y senadores, donde los partidos políticos a través de sus representantes tienen postura favorable, algunas son históricas, otras de la actual coyuntura, al fin y al cabo un contexto que favorece los planes autonomistas.

Hay escasos dirigentes que se atreven a decir “NO”.

Están como encerrados al “SI”.

Solamente falta ese sí, que puede producirse antes de fin de año y cambiaría el mapa político eleccionario del 2015 en Necochea y Quequén.

Necochea emparejaría posibilidades, y Quequén a no dudarle tendría un gobierno de corte peronista.

La lista de dirigentes quequenenses que podrían comprarse un traje para la intendencia al menos cuenta en esa fila con el abogado Matías Afife (quien medita su futuro), los mencionados ediles Ordoqui y Gongora, tan sólo nombres reducidos dentro de un esquema de gobierno que deberá abarcar al menos en la primera elección un sentido de unidad por sobre apetencias personales con un equipo de gobierno amplio que contenga a todos los sectores y actores de la vida quequenense.

Aunque parezca para muchos ciencia ficción esta posibilidad, los que tienen responsabilidad de decisiones no sólo deberán quedarse en la lucha autonomista o la espera de decisiones legislativas sino prepararse para gobernar en un lugar que tiene contrastes muy propios de las sociedades latinoamericanas, enorme potencialidad industrial, sectores con recursos elevados, y un porcentaje de ciudadanos con enormes dificultades que le afectan su calidad de vida, ni hablar del olvido sobre Quequén de la mayoría de nuestras administraciones municipales, también es el hecho que determina la indignación del vecino y el apoyo a la independencia.

“Ahora o nunca”, es la oportunidad para Quequén.

Ahora…porque en la vida no sobran las oportunidades.

Ahora…porque mañana puede ser nunca.

Ahora…porque son dueños de su propio destino.

Ahora…porque la mayoría de las veces no hay próxima vez.

……………………………………………………………………………

“En la vida hay algo peor

que el fracaso.

El no haber intentando nada”.

(Franklin Roosevelt).

ahorainfo.com.arLocalesOpiniónOpiniónPor Miguel Abálsamo Hacer historia sobre la lucha comenzada en los años 40 y 50 para la autonomía de Quequén, cuando pertenecía al Partido de Lobería, o el olvidable momento de  aquel decreto de la dictadura militar provincial del entonces gobernador de facto General Ibérico  Saint Jean en el año...Desde Necochea al mundo