Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo

El 15 de diciembre es la fecha para la interna y normalización del Partido Justicialista en la provincia de Buenos Aires, no es un tema menor, uno de los partidos políticos de mayor cantidad de afiliados se apresta a definir autoridades por la mejor vía que puede hacerse, mediante elecciones.

Todavía quedan cosas por delante, saber si se abre un proceso de reafiliación, quedan caducas las anteriores, aquellos que participaron de otras listas en las pasadas elecciones serían impugnados de presentarse en la ocasión, exhibición en días más de los padrones. Todavía hay un largo trecho a recorrer antes de reecontrarse el peronismo afiliados con las urnas para definir conducciones.

Por lo  pronto todo es urgencia, este lunes estarán a mano los padrones, donde  aparecerán los de antes y los ahora y los faltantes productos de la desafiliación al Partido Fe (se presume entre 500 y 800),el martes 12 de noviembre presentación de lista y a la cancha .

Nuestra ciudad es un caso atípico.

Quien comandó, hasta  su alejamiento para parir el Partido Fe, fue el líder de UATRE, de las «62»y de una cuota parte importante del poder en el distrito, Gerónimo Venegas.

Venegas dejó el sello y la estructura para abocarse a la tarea de su propio armado, no consiguiendo su prioridad, la de llegar a diputado nacional por las polvorientas calles  bonaerenses, demostrando que al revés de aquel axioma, el «Momo»  es profeta en su tierra.

Como diría un viejo peronista…»apartado el «Momo», todos se anotan con posibilidades, aunque habrá que observar si se aparta para avanzar y se repliega para volver a triunfar con un delfín».

En medio de la incógnita institucional que tenemos en nuestra casa, donde se espera un fallo de la Corte de Justicia provincial para restituir o destituir al intendente, hoy suspendido profesor Horacio Tellechea o como aducen varios, en una denominada tercera posición,  dejad pasar dejad hacer la decisión, se centra para diciembre las elecciones del justicialismo.

La precariedad institucional permite a todos ciertos movimientos pero tampoco definitivos.

El interinato de José Luis Vidal le da campo de acción que no debe superar límites, aunque acertadamente el actual y su equipo de funcionarios plantea aquello de «gobernar como si cumpliéramos mandato al 2015». Es propio del diccionario político que impone las circunstancias, aunque la realidad que suele permanecer en el subsuelo, salta a la vista, muchas cosas siguen atadas con alambres.

La vuelta de Tellechea, instalada en su microclima, debería darse en un giro copernicano (cambios en modos y giros sobre lo realizado) que privilegie el diálogo con todos, con un alivio que supone un Concejo Deliberante de diversas expresiones, con caras repetidas  y también renovación.

La tercera posición es aquella que asegura que la Corte Bonaerense no definirá nada y pasando el diez de diciembre quedará resuelto que la administración «vidalista» permanecerá hasta el final del mandato el diez de diciembre del 2015.

El Frente para la Victoria esta herido.

Ambas listas, la oficial y la colectora no lograron cumplir las expectativas, salvando la ropa Asa-Calcabrini, quienes lograron acceder por cuatro años a bancas en el deliberativo, mientras que Juan D. Larrea, con la apoyatura del «Movimiento Evita», como eje principal y el mensaje del intendente suspendido Horacio Tellechea, no logró levantar aquel ocho por ciento sacado en las PASO.

Sin embargo ,el proyecto nacional y popular en el distrito en caso de haber ido unido, a pesar del debilitamiento actual, hubiese sido segundo, de acuerdo a la suma de ambas listas, más el apoyo, la militancia y el voto de cientos que decidieron no hacerlo a raíz de no haberse llegado a la unidad.

En medio de todo esto aparece la normalización del Partido Justicialista en la provincia de Buenos Aires, y nuestro distrito no es un iceberg, resaltando la elección porque Necochea es una anotación en el mapa provincial, por la presencia del «veneguismo», por la conducción municipal del Frente para la Victoria, entre otros aditamentos que le dan un condimento especial a la normalización partidaria.

Presidencia Del PJ. Lista de buena FE.

Varios se anotan en la carrera.

Bocado codiciado el Partido Justicialista, por varias cosas.

Da poder, da prensa, da lugar a decisiones y a nadie escapa que sólo tal vez no defina elecciones pero sin el justicialismo es difícil ganarlas.

Más aún con un Daniel Scioli en su normalización, con la anuencia de la figura máxima de la política nacional, Cristina Fernández de Kirchner.

No soy de los que creen que Gerónimo Venegas esta desinteresado en el PJ necochense. Puede ser que lo muestre ante la sociedad y desoriente al propio afiliado, con la seguridad que no habrá de se, primero porque esta desafiliado y segundo porque el concepto es » no es una interna peronista, es una interna entre el kirchnerismo».

Verdad a medias.

La participación será abierta a todos, y nadie ignora que cuando el peronismo es gobierno todos se encolumnan con la conducción.

En Necochea muchos no ocultan sus aspiraciones y otros esperan agazapados días más para dar a conocer sus deseos. Hay muchos ansiosos.

Es de esperar que demasiada ansiedad no mine el intelecto.

Ansiedad no debe ser sinónimo de apuro.

El doctor Arturo Rojas pregona que difícilmente participe el sector «veneguista» en la contienda interna. Puede ser el fruto de un análisis o simplemente tirar golpes al aire para confiar a los adversarios, sabiendo que el sector que cuente con el apoyo movilizador y económico de Venegas tendrá una luz de ventaja.

Puede ser que este mensaje sea dirigido al corazón del Frente para la Victoria donde varios, Roberto Gómez (Movimiento «Evita»),Ana Asa (futura concejal no testimonial),Ana Porcaro (ex titular de Desarrollo Social y jefa de Kolina, corriente de Alicia Kirchner a nivel nacional), Mario Coste, dirigente sindical de la larga militancia ,retornado a la ciudad luego de varios años, y otros nombres como el propio José Luis Vidal, y varios por aparecer estén con la guardia baja o divididos, siendo fácilmente  vencidos por la unidad «veneguista».

El kirchnerismo local en caso de presentarse un candidato a Venegas deberá llegar a la unidad, en caso contrario perderá irremediablemente ante una compacta organización política-sindical que cuenta el titular de la UATRE.

La pregunta es… ¿podrán ponerse de acuerdo los seguidores del modelo nacional y popular?

Si bien la política es el arte de lo posible, los tiempos apremian, son demasiado cortos para las demasiadas largas aspiraciones.

Jugar la conducción del PJ dentro del Frente para la Victoria es una carta fuerte, le da a quien conduzca el partido peronista un ápice importante cuando se sienten a mesas finales de negociaciones de cara al 2015.

Las internas cerradas se definen folclóricamente, contando afiliados, seduciendo simpatizantes, taxis y remisses con sus nombres anotados el día de elecciones, actos clásicos y algún giro de nostalgia, máxime cuando de peronismo se hable.

De esa larga lista (excluido el «veneguismo»), Ana Asa, Ana Porcaro, Roberto Gómez, Juan Larrea, José L. Vidal, Mario Coste (me reservo dos nombres que aparecerán en una semana),nadie impone supremacía ni cuenta con el denominado «aparato», que se diluye en las generales pero adquiere gravitación cuando se juega para adentro.

Si logran convencer a un reconocido profesional peronista y a un dirigente sindical, la cantidad de nombres en la lista de buena fe para el Pejotismo podría llegar a diez.

Lo positivo sería que muchos pudieran confluir en una lista en conjunto que garantice una buena conducción partidaria con la participación amplia de todos los sectores, sin heridos o resentidos, como lo será también que el peronismo de todo el país retome el camino de normalización partidaria y lo haga de cara a la sociedad, o bien en lista de unidad o bien votando sus afiliados. Dejando claramente determinado como diría perón…» el que no quiera estar más en el peronismo se saca la camiseta y listo..».

Un peronismo que no puede obviar su pasado pero tampoco paralizarse en esa discusión, reactualizando  permanentemente su doctrina sin que esto implique sacralizarla hasta el infinito, sin abandonar su historia pero no repitiendo en cada cuadra las veinte verdades tal cual eran en la década del 50.

Los peronistas no son «incorregibles» como diría Jorge Luis Borges, los veo más como » imprescindibles» en la vida nacional, tampoco aquello de «todos somos peronistas» es verdad absoluta, aunque discutible si sumamos matemáticamente las elecciones, y también se debería afirmar que sin el peronismo se puede gobernar un país.

El problema es que cada vez que gobernaron otros fracasaron de manera rotunda, o se fueron antes, por motivos que darían para otras columnas de opinión.

El PJ debe seguir en la transversalidad, algo tan viejo con octubre del 45, aquella que pergeño Juan Perón con ministros socialistas y conservadores, espíritu que debe seguir manteniéndose, sin que sea obstruido por algunos desaciertos o inconveniencias de acuerdos que no terminaron bien.

El camino no es cerrarse, al contrario, abrirse a todos los argentinos, sin preguntarle de donde vienen sino a donde van.

La interna peronista es una interna nacional, donde todos opinan y se ven seducidos por esa rara Avis que tiene el movimiento de seguir enamorando.

Por lo pronto, si quieren continuar enamorando internamente tendrá que resolver sus cuitas  votando a sus conductores, única legitimidad que admite la democracia.

ahorainfo.com.arLocalesOpiniónOpiniónPor Miguel Abálsamo El 15 de diciembre es la fecha para la interna y normalización del Partido Justicialista en la provincia de Buenos Aires, no es un tema menor, uno de los partidos políticos de mayor cantidad de afiliados se apresta a definir autoridades por la mejor vía que puede...Desde Necochea al mundo