Sharing is caring!

de-angeli-en-tractor_02

  • Buzzi confirmó que el paro se extenderá hasta el viernes próximo
  • El agro espera un rechazo del veto en el Congreso
  • EL CAMPO sigue el paro pero hay mucho debate interno

Buzzi confirmó que el paro se extenderá hasta el viernes próximo

Negó que la medida de no comercializar granos se vaya a extender más en el tiempo, como reclaman algunos productores. Dijo que «hay provocaciones que ponen a la gente fuera de sí».

El dirigente agrario rechazó la posibilidad de que se hagan cortes de rutas, pero advirtió que si se producen «será consecuencia de algo que provoquen ellos», por el Gobierno.

Asimismo, Buzzi criticó a la recientemente designada secretaria de Integración Nacional, María del Carmen Alarcón, al indicar que «dilapidó un capital que se había ganado» con la gente del campo.

El titular de la Federación Agraria confirmó a radio El Mundo que «el paro dura hasta el viernes», tal como se había anunciado originalmente.

Remarcó que «hay que ser muy inteligentes» durante los días que dure la medida, porque destacó que «hay provocaciones que ponen a la gente fuera de sí».

En consecuencia, señaló que es preciso actuar con «mente fría y corazón caliente», y alertó que de generarse algún disturbio será «consecuencia de algo que provoquen ellos».

El dirigente agrario señaló que «hoy está todo parado» en el interior del país, pero sostuvo que «hay mucha desazón» entre los productores. Puntualizó que «el panorama es desolador, no hay comercio, y hay mucha migración».

Buzzi indicó que la gente «se va de los pueblos a ver si consigue algo en la ciudad de Buenos Aires, o en el conurbano» bonaerense, y subrayó que «el dolor que esta política agropecuaria provoca es la migración».

Por otra parte, y sobre la sorpresiva designación de Alarcón, quien había sido desplazada por el propio Gobierno dos años atrás de su puesto de titular de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados y que ejerció una fuerte oposición durante todo el conflicto agropecuario, el titular de la Federación Agraria señaló que «la gente vio una especie de traición».

A su criterio, Alarcón «dilapidó un capital que había ganado» entre los productores, y estimó que «cuesta creer que vaya a tener un éxito rotundo». De todos modos, afirmó que «ojala tenga suerte esa mujer, que le vaya bien».

«Nosotros no tenemos relación directa con esa señora, es una decisión cuentapropista de ella. Pero viendo lo que le pasó a (la ex ministra de Salud Graciela) Ocaña, a (el ex ministro de Economía Martín) Lousteau, y a (el ex jefe de Gabinete) Alberto Fernández, es difícil pensar que le vayan a dar los instrumentos como para hacer una tarea digna», sostuvo Buzzi. Remarcó que «es una cuestión de raíz de este gobierno, que es una máquina de picar carne».

El agro espera un rechazo del veto en el Congreso

El vicepresidente de la SRA, Alejandro Delfino, dijo que espera que hagan valer su decisión unánime de días atrás; «La caja no justifica cualquier cosa, mucho menos, «llevarse puesto» al Congreso», disparó; advierten que de haber provocaciones del Gobierno el paro del agro podría extenderse.

En pleno conflicto del campo, el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina, Alejandro Delfino, aseguró hoy que el paro agropecuario no es solo un reclamo sectorial sino en contra del «avasallamiento de la independencia de poderes» por parte del Gobierno, y advirtió que no logrará separar a la Mesa de Enlace.

El ruralista expresó su deseo de que el Congreso revierta el veto a la suspensión de las retenciones en distritos bonaerenses que se encuentran en situación de emergencia, y advirtió que «la producción agropecuaria hoy no encuentra su piso».

«La Comisión de Enlace llegó para quedarse. No hay nada más digno que subordinar las diferencias en pos de un interés común y de un ideal superior. A pesar de las chicanas y del afán de algunos por separarnos, no lo van a lograr», aseveró.

Al disertar en la Exposición Rural de Salta, Delfino señaló que el «disparador» del octavo paro del campo fue el veto presidencial a la exención de retenciones en algunos distritos bonaerenses en situación de emergencia agropecuaria.

«Este nuevo paro no es sólo de un reclamo sectorial. El veto representa el avance del Gobierno sobre el Legislativo; en otras palabras, un avasallamiento a la independencia de poderes, uno de los principios fundamentales de la República», justificó. El dirigente sostuvo que «nadie duda de que la Argentina es hoy una democracia eleccionaria» pero acotó que «cosas como las que vivimos la semana pasada nos hacen dudar de de que sea una verdadera República».

Y lamentó: «El avance del Ejecutivo sobre la división de poderes no es la única señal del ímpetu hegemónico de este Gobierno. En los últimos años, hemos sido testigos también de un avance sobre el federalismo».

No obstante, consideró que «no todo está perdido», porque «en las próximas semanas habrá una segunda oportunidad de enmendar el veto presidencial».

«El Congreso deberá ratificar o rechazarlo. Confiamos en que harán valer su decisión unánime de hace dos semanas y validarán el artículo 4 de la ley de Emergencia Agropecuaria», expresó.

Por último, advirtió que «nuestra lucha no termina el 4 de septiembre a las 12 de la noche con la finalización de este paro», sino que «seguirá mientras no haya verdadera libertad para trabajar, para producir, para generar bienestar en la Argentina».

Provocaciones. En tanto, el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) Ricardo Buryaile, opinó hoy que el paro agropecuario «no debería prolongarse» después del viernes, y criticó a la ex funcionaria de la administración santafesina de Hermes Binner, María Carmen Alarcón, «por cambiarse de bando».

El dirigente agrario evaluó que la medida de fuerza del campo que arrancó el viernes y por una semana se está desarrollando en forma «tranquila en lo que tiene que ver con las rutas», pero con «gran acatamiento» al cese de comercialización de granos y ganado en pie porque «la gente está mal y con mucha bronca».

EL CAMPO sigue el paro pero hay mucho debate interno

El campo sigue adelante con su medida de fuerza aunque es indudable que no alcanza la repercusión en los medios que comunicación que tuvo en otras etapas del largo conflicto. Eduardo Buzzi insiste con la movilización a la capital bonaerense La Plata, mientras que la ahora kirchnerista María del Carmen Alarcón (Pampa Sur) afirmó que intentará destrabar el conflicto.

El presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, encabezó una movilización de productores, con tractores y otros vehículos, en la localidad de Urdinarrain, a 45 kilómetros al noroeste de Gualeguaychú, el domingo 30/08 pero sin avanzar hacia la ruta para evitar, dijo, «confrontar con otros sectores».

De Angeli explicó que si los manifestantes -3.000 personas, según los organizadores, que asistieron con unos 60 tractores y 40 camiones- se dirigían a la ruta, tal como estaba previsto, «nos hubieran acusado de que no hay turismo en Entre Ríos, pero no hay turismo no por culpa de los productores y la protesta agropecuaria, sino por el empobrecimiento general de la economía debido a la crisis del campo», manifestó.

De Angeli anticipó que durante esta semana, en que se cumple un nuevo paro agropecuario, en Entre Ríos se realizarán actos en las localidades de La Paz, Gualeguaychú y Crespo, y la concentración final será el viernes 4 de septiembre en Chajarí, ciudad históricamente citrícola, ubicada en el norte de la provincia.

Pero, para reflejar qué está ocurriendo en el campo, es interesante leer una nota publicada por el diario La Voz del Pueblo, de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires:

«Estoy más desconcertado que comunista que se ganó el Loto. Me resulta difícil emitir una opinión absoluta. Si digo que sí, estaría de acuerdo con la protesta. Pero no lo estoy con el método porque es más de lo mismo y origina un desgaste que terminará perjudicando al mismo productor. Si digo que no, estaría dando a entender que apoyo al Gobierno con quien estoy, al menos en este caso, en total desacuerdo. ¿Qué hacer? Tomar las cosas con calma, seriedad, inteligencia, contundencia y sacrificio. ¿Para lograrlo? Adoptar medidas de máxima dureza que no molesten a la gente, que marquen claramente que se está dispuesto a perder puertas adentro, para salir de este camino circular que siempre nos lleva al mismo lugar». El que habla es Roberto Jorge, propietario de la industria láctea La Chavense y además productor agropecuario, y una buena síntesis del sondeo que realizó La Voz del Pueblo para conocer qué opinión generó en la gente el nuevo paro agropecuario. Fueron consultadas 18 personas, algunas relacionadas con el sector y otras no, y arrojó un fallo dividido.

El fin no era buscar una conclusión absoluta -para eso se necesitaría un número mucho mayor de encuestados- sino conocer los argumentos que llevaban a unos y otros a estar a favor o en contra.

En ese sentido, es muy interesante el análisis de Horacio Larrechea, pintor de obra: «No estoy de acuerdo con el paro porque la Comisión de Enlace no busca ni consensos, ni medidas puntuales para morigerar los problemas de su sector, sino un cambio rotundo que los favorezca sin considerar los desajustes en el resto de la sociedad. No en vano los dirigentes rurales se quejan de la tibieza de los políticos de la oposición. Es que éstos, ante la posibilidad cierta de ser gobierno, saben que de acceder a los reclamos de máxima del sector agropecuario les sería muy difícil, sino imposible, controlar el desborde social. Entiendo que los dirigentes de la Comisión de Enlace juegan al sindicalismo, pero no conozco ningún sindicalista con dos dedos de frente que busque ‘ir por todo’».

Pablo Doglioli, en tanto, tampoco está de acuerdo. Porque «estoy cansado de que la gente del campo mire para adentro», contestó. En cambio, Marcelo Coronel y Verónica Tripaldi se mostraron a favor de la protesta y por el mismo argumento: «No se puede seguir sin mirar las necesidades del campo. Todo se hace desde el sector agropecuario, sobre todo en esta zona. Si no hay campo no vivimos, porque genera trabajo y los recursos necesarios para vivir. Ya pasó mas de un año y todo sigue igual, no parece justo que se retenga lo que con sacrificio se gana».

Adrian Echeverri aclaró que no está del lado del Gobierno, pero condenó la nueva protesta. «A los dirigentes de la Comisión de Enlace, a los de la Federación Agraria y ‘otras yerbas’ no les veo pinta de chacareros. Más bien parecen, por el estilo de protesta, que forman parte de una oligarquía bastante nefasta y de siglo pasado: hay chicos desnutridos en todo el país y el sector protestante contribuye a esa desnutrición, ¿cómo? tirando leche, matando animales y dándoselo a los perros… Prefieren tirar antes que regalar».

Al igual que una importante porción de la sociedad, María Soledad Rodríguez (docente) no está ni acuerdo ni en desacuerdo, sí lamenta lo que ocurre porque considera que «no sirve para nada». Para ella «la presidenta no entendió lo que le quisimos decir el 28 en la urnas y sigue como si nada hubiese pasado. Lo único que le interesa al Gobierno es seguir robando lo que pueda y no le importa destruir la producción».

Godofredo Barducci, empresario del rubro y productor agropecuario de Gonzales Chaves está convencido que el paro «era lo que debíamos hacer». Aunque duda sobre los resultados que «podamos obtener». Por el contrario, el consignatario de hacienda Julio Lynch considera que el paro no conduce a nada: «Si bien apoyo totalmente en lo que respecta a no comercializar, creo que con este tipo de medidas no se ha logrado nada. Habría que buscar alguna otra forma de protesta que sea más efectiva», dijo.

El productor Mauro Knudsen sí está de acuerdo con la medida «porque el Gobierno no tiene ninguna intención de diálogo, ni de resolver los problemas del sector o de la sociedad en general -tema seguridad, por ejemplo-, y las únicas veces que cedió mínimamente algo, ha sido ante medidas de fuerza similares a la actual».

Para Adela Tiemersma la protesta está mal. «La presidenta se vio obligada a vetar la ley porque era defectuosa. No me gusta lo que están haciendo, porque todos la estamos pasando mal y ellos (el campo) no tanto. Creo que si todos cedemos un poquito se puede salir adelante», analizó.

Martín Pérez Roó es otro tresarroyense que está de acuerdo con el paro aunque lo entiende «una medida estéril con este Gobierno, que ha dañado muchos sectores además del campo por llevar adelante políticas confiscatorias, tiranas y rayando el comunismo a ultranza».

A la hora de hacer el recuento de las 18 opiniones, los números indican que 10 de los encuestados se mostró de acuerdo con el paro agropecuario, 6 en desacuerdo y 2 no se inclinaron por ninguna de las opciones.

También hubo personas consultadas que prefirieron mantenerse en el anonimato. Como dato llamativo, varios de ellos eran productores y que se mostraron críticos con la medida por considerar que no era el momento para realizar una nueva medida de fuerza.»

Por su parte, el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, insistió con la posibilidad de realizar una movilización el 8 de septiembre a la ciudad de La Plata, para trasladarle al gobernador Daniel Scioli los reclamos del campo, y afirmó que por ahora el paro es sin cortes de rutas.

El vicepresidente de la Sociedad Rural, Alejandro Delfino, advirtió que «la producción agropecuaria no encuentra un piso» y aseguró que «el área sembrada de trigo retrocedió en 2009 al nivel de 1903».

«Por primera vez en la historia, Argentina perderá el 2do. puesto como exportador mundial de maíz y quedará fuera de los primeros 5 exportadores de trigo», remarcó en la inauguración de la 66ª Exposición Rural de Salta.

También señaló que entre 2006 y 2009, el stock ganadero se redujo en más de 7 millones de cabezas, que van 34 meses de liquidación de vientres, y que entre 2003 y 2008 desapareció el 30% de los tambos.

En tanto, María del Carmen Alarcón insistió en que su inesperado salto al Gobierno no implica «cambios» en su posicionamiento respecto del reclamo del campo y aclaró que luchará por el sector: «Quiero destrabar el conflicto», dijo Alarcón, quien defendió al ex presidente Néstor Kirchner, al que resaltó como un demócrata.

«Tengo una misión que cumplir: mi propósito es resolver el conflicto. No soy Borocotó [en referencia a Lorenzo, actual diputado electo por Pro que pasó a las filas del kirchnerismo]», dijo Alarcón en diálogo con Mariano Grondona, por Canal 26.

Durante la entrevista, Alarcón reconoció que fue parte de lo que calificó como el «discurso del odio» como se refirió al conflicto entre el gobierno nacional y el campo.

«Tengo mucho que perder, pero también mucho que ganar. No estoy a favor de las retenciones. Propongo bajar las retenciones», dijo y aseguró que su partición en el Gobierno «tiene plazo».

Entre las primeras medidas que impulsará se encuentra la necesidad de dictar la emergencia agropecuaria: «Es una necesidad urgente», dijo aunque, de manera contradictoria, ratificó que con el veto presidencial de la última semana la administración de la presidenta Cristina de Kirchner, ratificó que el Gobierno «no cambió».

Así, Alarcón aseguró que la decisión de incorporarse a las filas del oficialismo con su designación al frente de la flamante Secretaría de Integración Nacional, cuya creación propuso ella misma y decidió Aníbal Fernández, tiene que ver con su voluntad de «ir resolviendo los problemas» de los productores agropecuarios. (URGENTE 24)

PARO DEL CAMPOahorainfo.com.arNacionalesBuzzi confirmó que el paro se extenderá hasta el viernes próximo El agro espera un rechazo del veto en el Congreso EL CAMPO sigue el paro pero hay mucho debate interno Buzzi confirmó que el paro se...Desde Necochea al mundo