OPINIÓN: Un paso de comedia por un lado, oportunismo por el otro.

Las Fiestas fueron felices para algunos

Por Horacio Castelli

Sin dudas, cuando aún queda mucha tela por cortar, la denuncia apócrifa realizada por Molina y Issin ante la Fiscalía Nº 30 ha sido y sigue siendo el tema de la semana protagonizado por un Jefe Comunal desorientado que aceptó el paso de comedia que le propusieron.

Eso por un lado, por el otro siguiendo una costumbre que ha implantado su jefa política la Coalición Cívica de Necochea aprovechó la oportunidad para presentar un pedido de informes en la Cámara de Senadores de forma extemporánea sin ingresarla por la Comisión respectiva y sin lograr consenso con sus pares de otros partidos.

Fue una jugada que se sabía de antemano que no prosperaría, una actitud premeditada que también es característica de Elisa Carrió.

Luego de unas declaraciones de compromiso al día siguiente de la denuncia de Molina por parte del Presidente del Consorcio de Gestión Mario Goicoechea no despeja sus responsabilidades y que no haya sido pertícipe del bochornoso armado de la mediática denuncia.

No queda muy en claro su papel en este tema que además lo tiene como protagonista como funcionario del Consorcio de Gestión como controlador de la obra de la Escollera siendo parte integrante del Consorcio en los años mencionados dentro de la investigación del sumario administrativo.

Lo que no queda del todo claro es la participación del Estudio González, ya que no solo se lo contrató para la auditoría contable sinó para dar un informe sobre la contratacion de la Draga de Boskalis el cual fue positivo, a pesar que los asesores legales del ente portuario habían determinado lo contrario.

Recordemos que la contratación de esta draga, que no estaría realizando los trabajos en tiempo y forma y que la empresa habrìa mandado una draga distinta a la que tiene que enviar costó 6 millones de dólares más que la famosa Perekovsky.

También ha comenzado en silencio pero sin pausa una inmvestigación para determinar por qué la empresa Boskalis habría pagado importantes sumas de dinero (se habla de 5 mil dólares mensuales) a un importante medio de Necochea para apoyar decididamente su contratación con notas periodísticas a favor y alguna que otra solicitada.

Por eso, las buenas intenciones y los acuerdos que se logran entre empresas y gremios quedan minimizados ante este tipo de acciones que provocan recelos ante nuestra estación marítima donde las desprolijidades y actos de corrupción no tienen color polìtico, solo tienen el color verde de los dólares.

Compartir noticia