BUENOS AIRES: Municipios de la provincia reconvierten basurales a cielo abierto. Entre ellos no está Necochea.

Casi 30 municipios del interior provincial que generan unas 650 toneladas diarias de residuos domiciliarios están construyendo este año sus respectivas Plantas de Tratamiento de Residuos para sustituir y mejorar las condiciones sanitarias y ambientales de los actuales basurales a cielo abierto.

De este modo se busca cumplir así con los estándares estipulados en la Ley provincial 13592, que establece disminuir en los próximos cinco años en un 30 por ciento la cantidad de basura que llega a disposición final.

A través del programa Sin Desperdicio, del Ministerio de Asuntos Agrarios y Producción –que conduce Débora Giorgi-, la Provincia provee subsidios a los municipios para la adquisición de las maquinarias necesarias para la valorización de los residuos domiciliarios y la compra de la membrana requerida para impermeabilizar las celdas donde se disponen de manera definitiva los residuos, luego de pasar por los procesos de selección. Por su parte las comunas tienen a su cargo la construcción de la infraestructura necesaria para el montaje de las maquinarias –galpón, boxes de acopio, baños, vestuarios, etc.- y la construcción de dichas celdas.

Giorgi explicó que “el Programa cuenta con cuatro objetivos básicos: posibilitar un cambio profundo en la gestión de los residuos sólidos domiciliarios, contribuir a la supresión del basural a cielo abierto, generar trabajo formal para las personas que trabajan en los basurales en condiciones paupérrimas y servir de estímulo a la comercialización de los materiales reciclados”.

El programa Sin Desperdicio trabaja con Municipios del Interior de la Provincia y busca contribuir a la Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) establecida por Ley 13.592, que en sus principios básicos promueve la minimización en la generación y la valorización de los residuos, a partir de clasificarlos, reutilizarlos y comercializarlos.

Así se asiste y colabora con cada ciudad en campañas de concientización que enseñan cómo separar los residuos en origen, y está asociado al trabajo que realiza del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) competente en el tema, cuya titular es la directora Ejecutiva Ana Corbi.

El Programa establece como condición prioritaria la incorporación de los trabajadores informales a las nuevas plantas, incentivando así la inclusión social y productiva de los emprendimientos informales, mediante la asistencia técnica y capacitación a sus integrantes. De esta manera se prevé que más de quinientos cartoneros encuentren la posibilidad de un trabajo que contemple las condiciones de seguridad e higiene laboral.

Hasta el momento suman 42 los municipios asistidos, de los cuales 22 recibieron subsidios por 2 millones de pesos, estando el resto en condiciones de recibir unos 2,5 millones más. Asimismo se les brinda asistencia técnica, en conjunto con la OPDS, para montar las plantas de RSU.

Los recolectores informales son el primer eslabón de una cadena comercial y productiva que genera y moviliza enormes volúmenes de basura -papel, metales, vidrio, materiales de origen petroquímico, etc-, un número considerable de puestos de trabajo e importantes negocios comerciales.

El destino final de su trabajo son las industrias de reciclaje del plástico, el vidrio y los metales que están en el vértice de la pirámide de la cadena de transformación y comercialización que incluye a transportadores, acopiadores e intermediarios y que se caracteriza por una distribución desigual del ingreso generado, el que se concentra en las fases finales, alejadas de los recolectores informales o “cartoneros”.

Las nuevas plantas generarán un promedio total de 440 empleos formales. En el 80% de los casos, los trabajadores informales serán empleados en las plantas por el municipio para realizar los procesos de selección y acondicionamiento de los residuos. Se estima que el 20% restante se integrará al circuito formal al conformar Cooperativas de Trabajo.

Un estudio realizado por el Programa Sin Desperdicio estableció que en los municipios del interior de la Provincia de Buenos Aires, viven aproximadamente 4.500.000 personas que generan 3.250 toneladas diarias de residuos.

Entre las 27 Plantas que se están construyendo este año se encuentran las de Exaltación de la Cruz; San Andrés de Giles; Patagones; Chascomús; Nueve de Julio; Alberti, González Chávez; Gral. Belgrano, Gral. Viamonte, Pila, Puán, Brandsen; Saladillo; Salliqueló; Tornquist; Mercedes; Junín; Gral. Paz; H. Irigoyen; Las Flores; Cnel. Suárez; Lincoln; Gral. Madariaga, Lobos; Suipacha; Punta Indio y Gral. Alvear.

En esas 27 ciudades viven 823.647 personas que generan aproximadamente 650 toneladas diarias de desperdicios.

La orientación que desde los municipios se da a la organización de los materiales reciclados o reutilizables, significa que aproximadamente el 15% de las 650 toneladas diarias de residuos que tratarán las 27 nuevas plantas será comercializable en un marco económico y medioambiental sustentable.

El 80 y el 90% de las plantas procesarán la materia orgánica (restos de comidas, de podas, etc.) obteniendo compost, que es un mejorador natural del suelo y se reutiliza como sustrato para plantas ornamentales, relleno de zonas bajas y fertilizar paseos públicos.

De esta manera se reduce hasta en un 75% la cantidad de residuos que se disponían de manera incontrolada, y se cumple con el objetivo planteado por Gobernador que es la eliminación paulatina de los basurales a cielo abierto.

Compartir noticia