calentamiento.jpg

por Leticia Ilariucci

El pasado 9 de julio hemos vivido en la Ciudad de Buenos Aires un hecho absolutamente atípico. Una intensa nevada cubrió de un manto blanco a toda la ciudad y la misma situación se repitió en casi todo el país.

Este hecho que no se producía desde 1918 fue festejado por sus habitantes, quienes se apresuraron a salir de sus casas y dirigirse a cada espacio abierto para disfrutar del fenómeno climático.

La mayoría nunca había visto nevar. Unos pocos, alguna una vez si, pero no en la Ciudad de Buenos Aires. Los mass media llenaron horas y páginas con el tema que servía muy bien para tapar otros problemas, como la falta de energía. Algunos le dedicaron unos pocos renglones o minutos a los mas de 30 muertos que hubo en el país.

Los más pobres tuvieron y siguen teniendo mucho frío.

Pasada la emoción y los festejos del primer momento, debemos tener presente que se ha tratado simplemente de una muestra mas de que un severo Cambio Climático se está produciendo en el planeta.

Lejos de producirnos alegría, es imperioso que tomemos conciencia de que es necesario tomar muchas medidas para paliar lo que en un futuro muy próximo se convertirá en la desdicha de los mas pobres, que son quienes mas padecerán estos desquicios climatológicos.

Así como el aumento descontrolado de los huracanes en Centroamérica y Asia, las inundaciones y sequías en los cinco continentes, el derretimiento de los Polos y otros tantos desajustes ambientales, también el Cambio Climático producirá fríos y calores extremos que en ciudades no preparadas para enfrentarlos pueden desatar una verdadera tragedia.

Se trata de que mientras discutimos si el petróleo se acabará en 20 o en 50 años, si el Planeta se calentará 3 o 5 grados, si los océanos aumentarán 1 o 5 metros, comencemos ya a tomar las medidas necesarias como para disminuir las posibilidades de que miles de personas mueran en cada embestida de la naturaleza.

Seguramente no serán medidas que sumen votos en las urnas de los políticos, pero si son necesarias y urgentes para mitigar los efectos que el Cambio Climático tendrá en nuestros territorios.

La clase política duerme aun el sueño de los justos, como si fuera ajena de toda culpa y cargo en caso de catástrofes ambientales. Es por eso que no se ha declarado en el mundo seriamente un estado de alerta ambiental, con especificaciones claras y concisas de especialistas sobre las amenazas que sufre cada región, ni elaborado prácticamente plan alguno de prevención respecto de estos temas.

Debemos tener claro que ya se ha iniciado un proceso de alteración meteorológica en el planeta, que no se detendrá durante muchos años sean cuales fueren las medidas que tomemos, y que se seguirá profundizando rápidamente. Por lo que paralelamente a las medidas que tomemos para mitigar hasta detener los trastornos climáticos que se han iniciado, es imperioso que prevengamos sus mortíferos efectos.

OPINIÓN: Jugando con nieve en Buenos Aires, jugando con fuego en el planetaahorainfo.com.arLocalespor Leticia Ilariucci El pasado 9 de julio hemos vivido en la Ciudad de Buenos Aires un hecho absolutamente atípico. Una intensa nevada cubrió de un manto blanco a toda la ciudad y la misma situación se repitió en casi todo el país. Este hecho que no se producía desde 1918...El que quiera comprar ficción que lo haga... Nosotros ofrecemos realidad...